La EMT instalará cámaras para mejorar la seguridad de los pasajeros y conductores de los nuevos autobuses

La Empresa Municipal de Transportes (EMT) ha adquirido 124 cámaras de videovigiláncia para sus nuevos 52 autobuses. La mejora de la seguridad en los autobuses es uno de los objetivos de la empresa. De hecho, esta medida responde a una petición de los representantes sindicales de los conductores de la empresa, para mejorar su seguridad y la de los pasajeros. Cada autobús llevará un mínimo de dos o tres cámaras, según sean de 12 metros, de 18 metros o articulados. Estas cámaras son especiales, con resistencia a las vibraciones continuadas y protegidas contra actos vandálicos. Guardarán la información grabada a un disco duro extraíble.

La directora gerente del EMT, Fuensanta Paris, ha destacado que con esta medida “se avanza en la mejora de la seguridad en el interior de los autobuses con respecto a los pasajeros así como con los conductores, asimismo destaca que “la instalación de cámaras de videovigiláncia actúa en primer lugar como elemento disuasorio a las personas que quieran cometer un delito, en general carteristas y ladrones de objetos o bolsas”.

Por otra parte, Paris destaca que “sistemas similares se han instalado en el metro de Palma y a otras empresas municipales de transportes como las de Madrid y Barcelona”.

A pesar de la colaboración que se mantiene de forma permanente entre el Servicio de Explotación de EMT, con los conductores, y la Policía Municipal, “a veces eso no es suficiente para evitar estos actos delictivos y localizar a los autores”, destaca Fuensanta Paris, que cree que “la videovigiláncia también permite la identificación de agresores”.

La instalación de estas cámaras se hará cumpliendo, escrupulosamente, la legislación prevista por la Agencia de Protección de Datos. En primer lugar se instalará un cartel que indicará que el interior del autobús es una zona videovigilada.

Como segunda medida se tiene que establecer un protocolo de actuación, cumpliendo lo que indica la Agencia, de avisar a los usuarios que tienen derecho a acceder a las imágenes grabadas siempre que sean parte interesada y pueden exigir que sean borradas. La empresa tiene la obligación de facilitar a los usuarios que quieran acceder a este derecho un formulario específico para hacer esta petición.

En el caso del sistema por el que ha optado el EMT las grabaciones se borran de forma automática cada tres días. Según la ley, las imágenes no pueden ser conservadas más de 30 días.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.