Educación para la Ciudadanía es una asignatura como cualquier otra, y asistir a sus clases es obligatorio para todos los estudiantes

El Tribunal Supremo decidió hoy miércoles que no se puede objetar a la asignatura Educación para la Ciudadanía.

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Alto Tribunal ha tardado tres días en decidir que esta asignatura, a la que se oponen algunos sectores conservadores que consideran que toca temas cuya formación corresponde a los padres, no va contra los derechos de los alumnos.

No existe el derecho a la objeción de conciencia“, dijo una nota de prensa del Supremo, adelanto de las sentencias que se conocerán en los próximos días sobre cuatro recursos de casación, a tres casos planteados en Asturias y uno de Sevilla.

La decisión, respaldada por 22 de los 29 magistrados del tribunal, considera que los decretos educativos examinados, de Educación Secundaria, “no alcanzan a lesionar el derecho fundamental de los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”.

La ministra de Educación, Política Social y Deporte, Mercedes Cabrera, ha valorado el fallo del Tribunal Supremo sobre Educación para la Ciudadanía en un vídeo-comunicado que transcribimos a continuación:

“El Tribunal Supremo acaba de dar a conocer un fallo que establece que Educación para la Ciudadanía es una asignatura como cualquier otra, y que asistir a sus clases es obligatorio para todos los estudiantes de España.

Esta decisión avala la Ley Orgánica de Educación, una norma que fue aprobada por mayoría absoluta en el Parlamento hace tres años, y las actuaciones que el Ministerio y la mayoría de las administraciones educativas han desarrollado desde entonces.

El fallo establece que ningún gobierno puede incumplir las leyes, y que no eran ciertas las descalificaciones y manipulaciones que se han hecho sobre Educación para la Ciudadanía. No hay lugar a la objeción de conciencia sobre esta asignatura porque nada hay en ella que invada derechos fundamentales de los estudiantes. Todo lo contrario: Educación para la Ciudadanía les enseña sus derechos y deberes en una sociedad democrática y tolerante.

El Supremo también ha puesto fin a los intentos de hacer de esta asignatura y de los centros educativos un campo de batalla político. Algunos grupos políticos y sociales no han dudado en crear una polémica artificial y estéril con fines partidistas, sin importarles la calidad de la educación de nuestros jóvenes.

Lamento, en nombre del Gobierno, este debate irreal y el tiempo que hemos perdido. Un tiempo que no hemos dedicado a debatir sobre cómo mejorar la educación en España. Por eso, pido que aquellos padres que han evitado que sus hijos acudieran a las clases, que realicen un acto de responsabilidad y permitan que regresen a las aulas.

Desde el Ministerio trataremos de impulsar todas las acciones posibles para que estos niños recuperen los conocimientos que no han recibido en estos meses y tengan la opción de aprobar la asignatura. Para que tengan el derecho de recibir la misma educación que todos los demás estudiantes. Para ello hablaremos con todos los responsables autonómicos para buscar soluciones y evitar más perjuicios a estos estudiantes.

Es momento de pasar página. De que dediquemos nuestros mejores esfuerzos a debatir de manera constructiva para lograr una mejor educación para todos. Ha llegado la hora de aunar nuestros esfuerzos para consolidar un sistema educativo de máxima calidad. Tenemos la oportunidad y el deber de hacerlo.

Por eso me gustaría emplazar a estudiantes, padres y profesores, a organismos públicos y a todas aquellas organizaciones políticas o sociales que tienen algo que aportar al desarrollo estable de la educación en España, a dar un paso adelante.

A crear espacios de colaboración y de consenso. A realizar el ejercicio de responsabilidad necesario para que, entre todos, consigamos que nuestro sistema educativo dé el salto de calidad que nos merecemos.

Es la hora de hablar del éxito de los estudiantes, de mejorar la Formación profesional, de fomentar la lectura, etc. Es la hora de lograr la mejor educación posible para nuestros hijos.

Muchas gracias”

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.