La Comisión Europea propone una nueva inversión de 5.000 millones de euros para la infraestructura de banda ancha de Internet y la energía en 2009-2010

Como parte de la aplicación en curso del plan de recuperación de la UE aprobado por el Consejo Europeo en diciembre de 2008, la Comisión Europea ha presentado hoy propuestas para invertir en proyectos clave de infraestructura de banda ancha de Internet y de energía. Estas propuestas supondrán a corto plazo un estímulo muy necesario a la economía de la UE, abordando al mismo tiempo objetivos estratégicos tales como la seguridad energética. Todos los Estados miembros se beneficiarán del paquete de medidas.

El Presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, ha dicho lo siguiente: “El Plan de Recuperación de la UE contempla la “inversión inteligente” – un estímulo a corto plazo dirigido a objetivos a largo plazo. Por esta razón, la Comisión ha adoptado hoy una lista de proyectos específicos para dedicar 5.000 millones de euros del dinero no gastado del presupuesto de la UE para construir una Europa más fuerte a largo plazo. Debemos extraer enseñanzas de la reciente crisis del gas e invertir en gran medida en energía. También debemos estimular la economía europea proporcionando autopistas de la información en las comunidades rurales. La Comisión se ha comprometido a trabajar con los Estados miembros, que se beneficiarán, sin excepción, de las medidas que hemos propuesto, para revitalizar la economía de la UE a través de la inversión en estos ámbitos fundamentales.”

El paquete que se presenta hoy contiene lo siguiente:

* una breve Comunicación que resume los antecedentes y los objetivos de la iniciativa;
* respecto a los proyectos en el ámbito de la energía: una propuesta de Reglamento dirigida a conceder ayuda comunitaria a proyectos estratégicos en el ámbito de la energía. Se propone un total de 3.500 millones de euros para la inversión en captura y almacenamiento de carbono (dotación financiera: 1 250 millones de euros), proyectos eólicos marítimos (500 millones de euros), y proyectos de interconexión de gas y electricidad (1 750 millones de euros);
* respecto a la banda ancha: la Comisión propone utilizar 1 000 millones de euros para ampliar y mejorar la conexión a Internet de alta velocidad en las comunidades rurales. Estos fondos se emplearán a través del Fondo de Desarrollo Rural de la UE para conseguir que toda Europa tenga acceso de banda ancha (el 30% de la población de las zonas rurales no tiene acceso de banda ancha);
* para abordar los nuevos desafíos identificados en el chequeo de la Política Agrícola Común (PAC): utilizar los mecanismos existentes de desarrollo rural; esto permitiría dedicar 500 millones de euros para iniciar los trabajos dirigidos a abordar los “nuevos desafíos” acordados en el chequeo. Estos nuevos desafíos son el cambio climático, las energías renovables, la gestión del agua, la biodiversidad y la reestructuración de los productos lácteos.

La energía y las redes de banda ancha son cruciales para el futuro de la economía de la UE.

El desafío de la seguridad energética se subrayó en el segundo estudio de estrategia energética de la Comisión de noviembre de 2008. Su importancia quedó aún más patente por los efectos de reciente crisis del gas. En el actual panorama económico y financiero, es especialmente difícil obtener inversión para los proyectos. La ayuda de la UE reconducirá de nuevo estos proyectos: contribuirá a solventar los vacíos de las interconexiones energéticas de la UE y mantendrá el impulso para utilizar las fuentes de energía internas de la forma más eficaz. El proyecto se centra en las necesidades transfronterizas y en el desarrollo de las nuevas tecnologías esenciales para las futuras necesidades energéticas de Europa.

La extensión y modernización de la infraestructura de Internet de alta velocidad es un imperativo económico y social. El Plan Europeo de Recuperación Económica estableció el objetivo de desarrollar redes de banda ancha para lograr una cobertura total del 100% de Internet de alta velocidad antes de 2010. Sin embargo, las zonas rurales tendrán siempre dificultades adicionales a la hora de unirse a la banda ancha. Al reducirse la inversión, este riesgo se multiplica. Esto tiene consecuencias sociales y económicas directas. Por esto, la acción debe concentrarse en las zonas rurales, y la utilización de los instrumentos de desarrollo rural permitirá empezar rápidamente.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.