El PSM pide la dimisión de Cardona y exige explicaciones de Estarás

La ofensiva del PP contra la fiscalía es una huída hacia adelante para tapar la corrupción, según el PSM-EN.

El PSM-EN considera que el Partit Popular está intentando desviar la atención sobre la profunda crisis que vive esta formación, a raíz de la avalancha de casos de corrupción que se están destapando dentro de sus filas, tanto en las Illes Balears como en el resto del Estado.

Los nacionalistas consideran que la ofensiva de los populares contra los poderes del Estado (en concreto, contra la fiscalía anticorrupción) y las acusaciones de conspiraciones contra el PP son una maniobra de distracción y una huida hacia adelante inaceptable.

Desde el PSM-EN afirman que lo que tiene que hacer el PP es dar explicaciones sobre todos los casos de corrupción que están saliendo a la luz, y de manera especial sobre la presunta trama de financiación ilegal del partido con fondos públicos.

La declaración judicial de ayer de Josep Juan Cardona, ex conseller de Comercio e Industria durante el Govern en que Jaume Matas era presidente y Rosa Estaràs vicepresidenta, no ha aclarado las responsabilidades directas sobre el pago de envío de propaganda electoral del PP a Ibiza y Formentera a cargo del CDEIB. Sin embargo, la gravedad de los hechos ocurridos en la Conselleria que él dirigía (en la cual, además, ha quedado probado que subordinados suyos cobraron comisiones ilegales a través del CDEIB) recomienda que se le tenga que exigir, por responsabilidad política, la renuncia a cualquier cargo de representación política, como es el acta de diputado al Parlament.

Si quiere recuperar la credibilidad, en vez de atizar al presidente estatal de su partido para urdir teorías conspirativas, Rosa Estaràs tendría que exigir la dimisión de Josep Juan Cardona (de la misma manera que Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre han forzado la dimisión de alcaldes del PP y de altos cargos del Gobierno de la Comunidad de Madrid implicados en la trama de corrupción destapada por el juez Baltasar Garzón), y tendría que dar explicaciones convincentes sobre la financiación de su partido. La actitud actual de la presidenta del PP sólo contribuye a la pérdida de credibilidad de las instituciones democráticas y de la política. Ahora más que nunca, los partidos políticos tienen que ser inflexibles en la lucha contra la corrupción y tienen que hacer todos los esfuerzos posibles por acabar con esta lacra, que mina la confianza de la ciudadanía en sus representantes y desprestigia la práctica política en su conjunto.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.