Más cerca de la salvación

Hay una frase típica en el mundo del fútbol, que suelen repetir los entrenadores o jugadores de equipos que están en una situación comprometida en la liga. Y no es otra, que hay que ganar aunque sea de penalti injusto y en el último minuto.

Pues, precisamente eso es lo que le ha pasado al Mallorca ante el Rácing de Santander. Ya en el primer minuto de partido Jurado pudo marcar pero Toño, portero del Rácing, estuvo muy hábil y consiguió parar el balón. De nuevo el medio campista del Mallorca tuvo otra oportunidad, en un disparo cruzado que salió fuera.

El dominio del equipo bermellón en los primeros minutos era muy claro y en el minuto catorce Aduriz se quedó ante el portero cántabro en un mano a mano que consiguió despejar el guardameta. La primera ocasión racinguista llegó en el veintiocho cuando Garay lanzó un zapatazo que se fue fuera por muy poco y un minuto después lo intentó Pereira con una vaselina que se marchó por encima de la portería de Dudú Aouate. Con el cero a cero se llegó al descanso.

Ya en la segunda parte, el entrenador del Ràcing Juan Ramón López Muñiz hizo un doble cambio, entraron Oriol y Toni Morán, se marcharon Marcano y Serrano. A los cuatro minutos el árbitro decidió expulsar al jugador del Rácing Garay, ya que este era el último defensa y cometió una falta clara casi al borde del área sobre Aritz Aduriz. Ante este contratiempo, el entrenador racinguista hizo un cambio, entró Pinillos por Pereira y Manzano sacó del campo a Arango por un golpe en la pierna y dió entrada al delantero camerunés Webó.

Los minutos pasaban y el Mallorca no aprovechaba su superioridad numérica. Pedro Munitis estuvo a punto de marcar el cero a uno de cabeza, pero la pelota se estrelló en el palo. En los últimos instantes de partido, el entrenador rojillo decidió hacer un nuevo cambio, se marchó del terreno de juego Mario Suárez y entró Keita. El partido se calentó y desde el banquillo del Rácing surgieron protestas reiteradas, el árbitro Velasco Carballo expulsó a un ayudante de Muñiz. Y cuando faltaba un minuto para llegar al cuarenta y cinco de la segunda parte el árbitro asesorado por el juez de línea pitó un penalti favorable al Mallorca. Parece ser, que el jugador del Rácing Toni Moral derribó en el área a Aritz Aduriz.

Jósé Manuel Jurado tomó la responsabilidad y lanzó la pena máxima, que en primera instancia paró Toño, pero que en el rechace de nuevo jurado consiguió rematar y transformó el gol de la victoria.

Después del gol y con el tiempo cumplido aún hubo tiempo para una oportunidad más. Pierre Webó remató y Toño muy bien colocado consiguió hacerse con el balón. Ya en el último minuto el árbitro expulsó al entrenador del conjunto cántabro que se marchó al vestuario muy enfadado.

Finalmente, el Mallorca ha conseguido una nueva victoria, que no le saca de los puestos de descenso, pero que le acerca mucho más a la salvación.

El equipo de Gregorio Manzano ahora tendrá que preparar el próximo partido también ante un rival directo como es el Spórting de Gijón el próximo domingo a las cinco de la tarde.

 

Alineación inicial:

Por parte del Mallorca: Aouate; Corrales, Nunes, Navarro, Scaloni; Varela, Mario, Martí, Arango, Jurado; y Aduriz.

En el Racing: Toño; Marcano, Navas, Garay, Valera; Serrano, Colsa, Lacen, Munitis; Pereira y Zigic

 

 

 

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.