Actos del 70º aniversario del exilio republicano

Este año se cumple el 70º aniversario del exilio republicano y serán diversos los actos y las publicaciones que, a lo largo del año y desde diferentes instituciones, recordarán que en febrero de 1939, justo acabada la guerra en Cataluña, se produjo una huida masiva hacia al extranjero de civiles y militares comprometidos con el bando republicano.

La diáspora republicana posterior a la guerra Civil afectó todos los sectores sociales y franjas de edad, y tuvo el episodio más destacable a raíz del hundimiento del frente de Cataluña durante las primeras semanas de 1939.

Se calcula que entre el 28 de enero y el 10 de febrero del 39, fueron unas 450.000 las personas que atravesaron los Pirineos.

En Mallorca, por sus características geográficas y por el particular desarrollo que tuvo la guerra, el exilio es aquí un fenómeno limitado y escasamente homogéneo. El conflicto propiamente bélico acaba en Mallorca el mismo julio del 36 y empieza inmediatamente la dura represión consiguiente. No hay por lo tanto un desplazamiento masivo de mallorquines en 1939, ya que, al acabar la guerra, sólo pueden partir hacia el exilio, los mallorquines que ya vivían fuera de Mallorca en 1936.

Es el caso de los que se encontraban fuera de Mallorca ocasionalmente o de manera permanente, como Gabriel Alomar, o Heriberto Quiñones, o los expedicionarios mallorquines de la Olimpiada Popular de Barcelona; o los que habían podido huir precariamente hacia Menorca, Cataluña o el Norte de África, como Pere Oliver Domenge, alcalde de Felanitx.

La gran mayoría de exiliados mallorquines confluyeron en febrero de 1939 en los campos de concentración de Francia donde tuvieron que vivir situaciones humillantes y de extrema dureza. El estallido de la II Guerra Mundial provocó un nuevo desplazamiento y la mayoría parten hacia América, especialmente a México y Venezuela.

Algunos de los mallorquines que el 39 tienen que partir al exilio, habían sido miembros de los consistorios municipales del Ajuntament de Palma entre los años 1931 y 1936 y habían compartido con Emili Darder la responsabilidad del gobierno municipal.

HOMENAJE A LOS COMPAÑEROS DE CONSISTORIO DE EMILI DARDER

Este año, el actual consistorio ha querido aprovechar la conmemoración del asesinato por fusilamiento del alcalde Darder, para homenajear también a sus compañeros de consistorio que, por su compromiso político y por sus convicciones democráticas, tuvieron que sufrir persecución y exilio.

Es por eso que los concejales y concejalas actuales del Ajuntament de Palma rinden hoy homenaje a los que fueron concejales durante los años de la República y que tuvieron que partir el año 39 hacia el exilio. Hoy, sus familias recibirán de manos de la alcaldesa de la Palma el testimonio de su consideración.

Bernat Jofre Roca nació en Andratx el año 1902. Durante la década de los años 20 dirigió las publicaciones Andratx y Maricel.

Se licenció en Derecho a la Universidad de Zaragoza y fue director del hotel Victoria desde 1927 en 1933. Participó en la fundación de Acción Republicana (en 1932) y de Esquerra Republicana Balear (en 1934).

Fue concejal del Ajuntament de Palma desde 1931, y alcalde de la ciudad desde junio de 1932 hasta enero del 33. Fue candidato del Frente Popular en febrero de 1936.

El levantamiento nacional lo sorprendió en Madrid. Colaboró en la organización de la expedición de Bayo. Fue nombrado agregado en el Consulado español en Niza en 1936, y cónsul en 1938. Al acabar la guerra, se exilió en Venezuela.

Allí fue redactor del diario Ahora y miembro de los servicios de propaganda de los Estados Unidos y de Gran Bretaña. También fue apoderado de los bienes de Nelson Rockefeller en Venezuela. Desde 1964, alternó su residencia entre Palma y Ginebra, donde trabajaba como traductor de la ONU. Murió en el lado suizo de Vaud en 1969.

Josep Tomàs Renteria nació en Binissalem en 1895.
Se licenció en Medicina en la especialidad de odontología.

Militante del Partido Republicano Federal de Mallorca, formó parte de la Comisión Gestora que tomó posesión del Ajuntament de Palma en 1931, después de la proclamación de la República.

En 1933 fue elegido alcalde de Palma. Su gestión se caracterizó por una atención especial a los aspectos relacionados con la higiene y la beneficencia.

Ingresó en logia masónica “Pitàgores 20” de Palma en 1933, y se dio de baja en 1935.

Después del levantamiento del 36 conseguí huir en el Marruecos, gracias a la intercesión del cónsul británico Allan Hillgarth. Se instaló en Casablanca y después en México, donde murió en 1944.

Francesc de Sales Aguiló Forteza nació en Palma en 1899. Licenciado en Ciencias, por la Universidad de Barcelona, fundó, con Andreu Crespí, el colegio Cervantes de Palma. En 1928 inició su colaboración con la revista La Nostra Terra.

En 1930 ingresó en el Partido Republicano Federal. Fue miembro de la Comisión Gestora que tomó posesión del Ajuntament de Palma en 1931. Después de las elecciones, fue nombrado teniente de alcalde.

Llevó a cabo una gran actividad política durante toda la II República, destacando los cursos de lengua catalana. Fue miembro fundador de Acción Republicana (en 1932) y de Esquerra Republicana Balear (en 1934). También fue uno de los redactores del anteproyecto de Estatut de Autonomía para las Illes Balears (en 1931). Firmó el Manifest del Comité de relaciones entre Cataluña y Mallorca. Y También, la Respuesta al mensaje de los catalanes.

Profesionalmente, fue profesor del Instituto de Inca (de 1933 en 1936).

El estallido de la guerra lo sorprendió en Barcelona. Desde allí dirigió “Mallorca Nova”, donde publicó el Manifiesto por Mallorca y por la Libertad, a raíz del fusilamiento de Emili Darder.

Al acabar la guerra, en febrero del 39, pasó en Francia donde fue conducido en el campo de concentración de Argelers.

A partir de 1940 se establecí en Colombia, donde puso en marcha una librería y se dedicó a la enseñanza universitaria y a la edición. Murió en Bogotá en 1956.

Ignasi Ferretjans Sanjuan nació en Palma en 1895. Inicialmente militó al Partido Socialista Obrero Español y fue director del Obrero Balear (en 1921). Este mismo año formó a la Agrupación Comunista de Palma, del Partido Comunista Obrero. A causa de la dictadura de Primo de Rivera, se instaló en Barcelona y formó parte de la Ejecutiva de la Federación Comunista Catalano-Balear. En 1926 abandonó la militancia comunista y volvió a Palma. En 1928 se reincorporó al PSOE.

Durante la II República fue uno de los principales dirigentes socialistas de Mallorca. Fue concejal desde 1931 en 1934, y teniente de alcalde desde el 35 y al 36). En 1935 fue elegido presidente de la UGT.

Al estallar la guerra se convirtió en alcalde accidental, a causa de la enfermedad de Emili Darder. En diciembre del 36 huyó de Mallorca hacia Menorca.

Se instaló en Barcelona donde colaboró con el PSUC. En 1937 fue juzgado en rebeldía por un Consejo de Guerra y fue condenado a muerte.

Acabada la guerra, se exilió primero a Francia y después a Ciudad de México, desde donde continuó militando en el PSOE. Volvió algunos meses a Palma en 1986. Murió en México en 1989.

Miquel Navarro Campomar nació en Palma en 1886 y militó al Partido Socialista Obrero Español.

Fue concejal del Ajuntament de Palma entre los años 1931 y 1933. En 1934 fue teniente de alcalde. En 1936 volvió a ser elegido y volvió a ser nombrado nuevamente teniente de alcalde.

En diciembre de 1936, con el apoyo de su hermano Bartomeu -que después sería fusilado para ayudar a su hermano- huyó a Menorca, con Ignasi Ferratjans Sanjuan.

Al acabar la guerra, pasó a Francia, donde fue internado en un campo de concentración. Volvió a Mallorca hacia los años cincuenta. Murió en Palma en 1974.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.