30 nuevos centros comerciales podrían intalarse en Balears

Alrededor de 30 empresas españolas y extranjeras están a la espera de que el Govern levante la moratoria que impide la apertura de nuevos centros comerciales para instalarse en Balears. El Ejecutivo autonómico está ultimando el proceso de transposición para adaptar la Ley de Comercio balear a la directiva Bolkestein, lo que adelgazará la capacidad autonómica para regular la apertura de grandes superficies, una potestad que pasará a manos de los ayuntamientos.

Así lo indicó en una entrevista concedida a Europa Press el director general de Comercio, Pere Trias, quien explicó que desde que en 2005 entró en vigor la moratoria que limita la construcción de grandes superficies hay “entre 20 o 30 grandes empresas que quieren abrir una tienda en Baleares y no lo han hecho aún porque su expediente de solicitud está parado”.

Con la entrada en vigor de la ley, “no habrá prohibición alguna para la instalación de marcas reconocidas o de nuevas superficies”, aseveró el responsable de Comercio, precisando sin embargo que las nuevas empresas “deberán ser compatibles con el pequeño comercio”.

“Tenemos ejemplos de la compatibilidad entre diversos formatos, de grandes corporaciones instaladas en zonas comerciales que atrajeron a pequeños comercios a su alrededor”. Como ejemplo, citó la exitosa convivencia entre la tienda Mercadona y el pequeño comercio en el mercado del Olivar.

Dicho eso, Trias admite que la nueva ley de comercio -el plazo para adaptar la legislación autonómica a la normativa europea finaliza el 28 de diciembre de 2009- “pondrá fin a las restricciones actuales” y si los inversores interesados en Balears cumplen los requisitos (por ejemplo, instalarse en suelo urbano consolidado) “no podremos impedir que se instalen”.

Otros requisitos que contempla el documento que ultima el Govern son la prohibición de recalificar suelo rústico para convertirlo en uso comercial y la necesidad de que los nuevos comercios estén próximos a zonas residenciales.

“Ahora sería imposible la construcción de un proyecto como Festival Parc”, explicó Trias, subrayando, sin embargo, que la limitación de superficie que recoge el artículo 14 de la actual Ley de Comercio, que impide la construcción en Palma de grandes superficies de más de 1.300 metros cuadrados, “desaparece”.

Sin embargo, prosiguió, “estamos pendientes de una solución definitiva con el Gobierno central para que Baleares, por ser un territorio insular, pueda establecer la superficie mínima para considerar una gran superficie en 700 metros cuadrados en el caso de Mallorca”. La ley nacional establece el mínimo en 2.500 metros cuadrados.

DISPOSICIÓN ADICIONAL A LA LEY

Así, la fórmula jurídica que concederá a Baleares esta facultad será una “disposición adicional” que fijará en 400 metros cuadrados el mínimo para considerar una gran superficie en el caso de Menorca e Eivissa y de 200 metros en el de Formentera. Además, la ley también contemplará que todas la zonas comerciales deberán estar vinculadas a áreas residenciales.

De esta manera, una vez cerrado este “importante” acuerdo con la Secretaría de Estado de Comercio, el Govern informará del mismo al Consejo Asesor de Comercio y al CES, y tras el trámite de exposición pública y la incorporación de alegaciones, el proyecto de ley será aprobado en Consell de Govern y posteriormente iniciará su tramitación parlamentaria para que vea la luz antes que finalice 2009.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.