El CRE confirma que Balears se encuentra "a las puertas de la recesión"

El Centre Econòmic de Recerca (CRE) confirmó que las Illes Balears se encuentran actualmente “a las puertas de la recesión” económica, tras observar los “primeros síntomas” de crecimiento negativo, como una caída constante del producto interior bruto (PIB) durante los últimos trimestres, que ahora está “rozando” el cero por ciento después de cerrar 2007 en el 2,2%.

Así lo manifestó el director de esta entidad impulsada por la Universidad de las Illes Balears y ‘Sa Nostra’, Antoni Riera, durante la presentación del informe de coyuntura económica de febrero, quien recordó que hace un año alertó de que la economía balear iniciaba un “cambio de ciclo” y que, después de una etapa de expansión, llegaba otra de “ralentización” que, de hecho, ahora se “intensifica trimestre tras trimestre”, mientras el consumo familiar se muestra cada vez más “apático”, precisó.

Riera puntualizó que “todos los sectores de la economía balear se han contagiado ya por el clima recesivo”, aunque también señaló que las islas se encuentran en mejores condiciones económicas que la media española –con la excepción de Menorca, que ya crece en negativo– y que los principales países emisores de turistas, Alemania y Reino Unido –también en recesión–; y, de hecho, “todavía están creciendo mejor” que el resto del país y que el conjunto de la Unión Europea.

En un breve repaso a los distintos sectores de actividad en la Comunidad Autónoma, el experto en economía apuntó que la Construcción está “técnicamente en recesión” desde el último trimestre de 2008 y que “aún veremos pérdidas de afiliación” laboral en esa industria, aunque con menor intensidad que hasta ahora, porque “ya ha recorrido un camino”, al copar el año pasado el 85 por ciento de los despidos.

Claramente “afectada” por la caída del ladrillo, la Industria balear “entrará en recesión este primer trimestre de 2009”, sentenció Riera; mientras que los Servicios “se mantienen como principal sustento” de la actividad económica de la Comunidad, con un crecimiento positivo del 0,8% que, sin embargo, se podrá ver afectado por la evolución que registre el turismo durante la próxima temporada alta.

La consecuencia es que la afiliación a la seguridad social cayó un -3% en el último trimestre de 2008, que ahora evoluciona hacia el -5%; mientras que el volumen de la población activa “sigue aún ahora al alza”. Esto provocó que el paro nos deje “cifras históricas”, con una tasa de desempleo del 48,2% a finales de año, que en febrero alcanzó el 52,3% –74.000 trabajadores–, “una tónica que, por el momento, no da señales de parar”, concluyó.

DESTRUCCIÓN DE EMPLEO

En este periodo, la destrucción de ocupación “ha sido más que evidente”, con un 2,9 por ciento en el último trimestre de 2008 y un 5,8% en el mes de enero, lo que ha hecho “estragos” entre los ciudadanos. Y, respecto a si esa tendencia de ajuste en el mercado laboral se corregirá o empeorará, se limitó a señalar que “dependerá de cómo se comporte el sector Servicios” más que ningún otro, ya que es el que “gana protagonismo” actualmente.

La nota positiva en toda esta situación es que los precios, ya que los componentes de la cesta de la compra “se están moderando”, lo que tuvo como consecuencia que 2008 se cerrara con un crecimiento de la inflación del 0,8%, un mínimo histórico, a pesar de que se alcanzaron máximos históricos en julio pasado, que la elevaron al 4,9% en Baleares –5,3% en toda España–; con lo cual, Antoni Riera consideró que “se aleja el fantasma” de la deflación.

También “se están corrigiendo” los precios inmobiliarios, que disminuyeron un 1,2 por ciento en el último trimestre de 2008. Lo que el director del CRE interpretó como una “purga de los excesos del pasado”, siempre dentro de una coyuntura “compleja y dolorosa” que aún forzará nuevos cambios este mismo ejercicio, que “no tendrán un aterrizaje suave o un golpe amortiguado, más bien al contrario”, porque afectan negativamente al mercado de trabajo insular.

EL TURISMO, CONTAGIADO

Por otra parte, Antoni Riera expuso que el Turismo “se ha contagiado” de la tendencia global a la recesión y recordó que la Organización Mundial del Turismo (OMT) ofreció para 2009 y, “por primera vez en muchos años”, un cambio de tendencia, con una crecimiento del 1,8 por ciento, mientras que las salidas de los británicos se sitúan por debajo del 0%, por lo que “será el mercado –emisor de visitantes hacia baleares- que sufrirá más en los próximos meses”, estimó.

Los datos del último trimestre confirman esas tesis, con una caída del -6,6% en la llegada de visitantes a las islas, periodo en el que las pernoctaciones hoteleras se redujeron en un -9,3 por ciento. Una situación sobre la que consideró que los agentes económicos deben centrar su atención, “aprovechar los conocimientos que han adquirido” y realizar “inversiones estratégicas”, ya que “es hora de la microeconomía”, sentenció el director del Centre de Recerca.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.