Galmés niega que haya relación entre el catalán y el fracaso escolar

La consellera de Educación y Cultura, Bárbara Galmés, aseguró hoy que “no tiene sentido” relacionar el fracaso escolar y la cuestión lingüística en las comunidades que tienen lenguas cooficiales, dado que a su juicio es un “debate interesado que no responde a la realidad”.

Así lo expuso Galmés tras asistir al desayuno informativo en Madrid del conseller de Educación de la Generalitat de Cataluña, Ernest Maragall, organizado por Nueva Economía Forum y que contó también con la presencia de la ministra de Educación, Política Social y Deportes, Mercedes Cabrera. Durante su transcurso, se abordó la controversia sobre el papel del castellano y el catalán en la educación.

Para Galmés, la controversia por el empleo de las lenguas cooficiales en educación suele servir a ciertos sectores de argumento como causa de fracaso escolar, si bien enfatizó que “esa no es la cuestión” dado que a su juicio “basta con ver los resultados” y comparar las capacidades de los alumnos tanto en castellano como en catalán.

Saliendo del ámbito de la educación y preguntada sobre si existe polémica sobre el uso del catalán en ámbitos como la sanidad –dado que el PP balear ha criticado duramente un decreto que aspira a regular su uso–, Galmés dijo que en esos casos se da una “instrumentalización política” de la cuestión lingüística, para exponer a continuación que existe un consejo de la lengua en el que participan sectores representativos de la sociedad para llegar a la normalización de la lengua cooficial.

LA EDUCACIÓN ES MOTOR DE CAMBIO

De nuevo, sobre la realidad educativa y en referencia a los niveles de abandono escolar en Baleares, Galmés instó a “realizar una reflexión clara” sobre esta cuestión dado que “es muy fácil hablar de cifras”, pero que las mismas se “han de contextualizar” en relación con las circunstancias sociales, económicas y políticas.

La consellera subrayó que se ha avanzado mucho en educación durante los últimos años y que se progresa en ese área, aunque detalló que las respuestas en lo concerniente a mejorar la situación de la docencia no son “exclusivamente formativas”, sino que se refieren también a “la consideración social de la educación”. “Estamos en el camino del cambio”, agregó a continuación.

En este sentido, Galmés se congratuló de que la enseñanza se conciba actualmente como el “motor del cambio económico y de futuro”, aspecto que no es tiene dimensión autonómica sino que es una “cuestión estatal. “Y además se ha de afrontar con urgencia, con medidas y con el consenso de toda la sociedad”, apostilló.

Finalmente, la máxima responsable en materia educativa del Govern aseguró que en la comunidad que tanto en la educación pública como en la concertada o privada se aspita a llegar “no sólo a la equidad y la cohesión sino a la excelencia en toda la escuela” dado que la docencia es un servicio público.