Si el Parlament fuese Hollywood, Nadal sería el más nominado

En los pasillos del Parlament el protagonista de hoy ha sido el actual presidente de UM, Miquel Nadal. Ayer se conocía la noticia de su imputación en el caso Can Domenge (que investiga presuntas irregularidades en la venta por concurso de este terreno), a petición de la Fiscalía Anticorrupción.

Nadal está convencido de su inocencia, y no tiene ningún impedimento en prestar declaración las veces que sea necesario, aunque ha expresado su sorpresa por haber sido citado a declarar, justamente el mismo día en el que se reunía con la Ejecutiva de su partido para decidir sobre la enmienda presentada al decreto turístico para la construcción del golf de Son Baco. Nadal ha expresado sus ganas de dejar la política, pero no lo ha hecho porque su partido al completo le ha rogado que se quede.

El PP como siempre aprovechaba la situación. Su secretario general, Guillem Estarellas ha coincidido con UM en considerar sospechoso que se produzca el inicio de la Operación Peaje y la imputación de Nadal, “en medio de una de las peores crisis del Pacto”, producida a raíz del campo de golf. Estarellas cree que la Fiscalía tiene una estrategia “sospechosa” y ha adelantado que su partido pedirá explicaciones.

La presidenta del Consell de Mallorca, Francina Armengol, ha conocido estas declaraciones y ya ha negado rotundamente que la actuación de la Fiscalía Anticorrupción, esté relacionada con las discrepancias que pueda haber entre los partidos del Govern respecto al golf de Son Baco. En su opinión, la separación de poderes es absoluta, y el poder judicial actúa cuando vé indicios de ilegalidad.

La portavoz del grupo uemita, Catalina Julve, ha informado que de momento, su partido seguirá adelante con la enmienda del campo de golf, aunque esto no elimina la posibilidad de que pueda haber reuniones con el president Antich para encontrar una solución. Joana Barceló ya ha manifestado que el Govern está dispuesto a dar una solución a los problemas de Campos, y que se debe hablar y resolver la situación llegando a acuerdos. Por su parte, Rosa Maria Alberdi, secretaria de organización del PSIB-PSOE, está convencida de que la enmienda no llegará a ser votada, gracias a la flexibilidad y responsabilidad de los partidos que conforman el Govern.

El presidente de UM también remarcaba en los pasillos que no se siente atacado, pero que Unió Mallorquina sí, aunque ante los ataques, su partido “se une más que nunca”. Julve ya ha expresado que respecto a la Operación Peaje iniciada ayer (y que investiga la obra de desdoblamiento de la carretera Palma-Manacor), su partido está “muy tranquilo”, puesto que “no tiene nada que esconder”.

De momento, el Ejecutivo Autonómico no ha pedido la dimisión de Nadal, según ha expresado su portavoz Joana Barceló, porque esperan a que se desarrolle el proceso judicial. Barceló ha pedido tranquilidad, ya que de momento Nadal está llamado a declarar, pero “nada más”. El Govern ha dicho, “colaborará con la Justicia como lleva haciendo desde siempre”.

Estarellas, a parte de sospechar del poder judicial, también remarcaba hoy que estas “convulsiones” del Ejecutivo, no son buenas para los ciudadanos ante la actual situación de crisis. Parece que en eso coincidía con Biel Barceló, portavoz de Bloc per Mallorca, que también lamentaba la actual situación y la calificaba de “nefasta” para los ciudadanos, que necesitan “un Ejecutivo unido”.

El secretario general del PP, ha negado también que la situación de Nadal pueda compararse con la de Bartomeu Vicens, parlamentario del grupo mixto, aunque por su parte, Vicens confesaba hoy que cree adecuado que UM se comporte con su presidente de la misma manera que se comportaron con él, y se aplique “la misma vara de medir”.

Fiol acusa al Govern de minimizar las previsiones de crecimiento económico de las islas y Cabrer insta al conseller de Movilidad y Ordenación del Territorio a modificar el Plan Director Sectorial de Transportes.

Más calmado estaba el ambiente en el interior de la Cámara. El diputado del PP Francesc Fiol, denunció en el Pleno al conseller de Economía de “minimizar” las previsiones de crecimiento de la economía balear, de entre un -1’5% y un 0’5, que sostienen varios organismos como el Centre de Recerca Económica o la Cámara de Comercio. Manera recordó que el futuro no se “puede ver en una bola de cristal” y que las previsiones no son certezas, ya que nadie sabe qué pasará. Subrayó que no se ha desautorizado ninguna previsión, y que la del Ejecutivo autonómico (que prevé un crecimiento de entre el 0’2 y el 0’5) no se aleja tanto de otras versiones. Manera dijo que todavía es pronto para ver los resultados de las medidas fiscales aprobadas por el Govern, pero que entre mayo y junio se dispondrá de variables, aunque prevé una repercusión positiva.

Otra diputada del PP, en este caso Mabel Cabrer, instaba al conseller de Movilidad y Ordenación del Territorio, Gabriel Vicens, a modificar el Plan Director Sectorial de Transportes, ya que se ha descartado soterrar las vías del tren a su paso por Manacor, y la normativa determina que los raíles han de soterrarse. Vicens no consideró necesario una modificación, ya que lo esencial en estos momentos –ha dicho- es su aplicación (a raíz del retraso que sufre), y recriminó a los populares que pidan ahora lo que no cumplieron en su momento (recordando que en 2005, ellos tampoco lo modificaron).