Las condiciones impuestas por Nadal para apoyar el tranvía no suponen "ningún pulso" al Pacte

El conseller de Movilidad y Ordenación del Territorio, Gabriel Vicens, afirmó hoy que las declaraciones efectuadas ayer por el conseller de Turismo, Miquel Nadal, quien advirtió de que no apoyará el proyecto del tranvía si no es financiado en su totalidad por el Gobierno central, no suponen “ningún pulso” al Pacte en el marco de las tensiones generadas en los últimos días entre los socios de gobierno.

En declaraciones a los medios tras la visita que realizó a la estación intermodal de Palma, junto a la alcaldesa Aina Calvo, Vicens aseveró que esta infraestructura es una “prioridad” para el Govern y defendió la “máxima financiación” para poder sufragarla, mientras que la primera edil manifestó que en caso de que no se logre el cien por cien de inversiones del Estado, se buscará una estrategia económica que permita sacar adelante el proyecto.

“Estas declaraciones no son ningún pulso sino más bien al contrario, ya que el tranvía es una de las ideas más claras que tiene el Pacte y una oportunidad a la que daremos nuestro apoyo”, recalcó de nuevo el titular de Movilidad, quien destacó asimismo la “sintonía absoluta” con el Consistorio en este sentido. Además, manifestó que se trata de una apuesta turística “imprescindible”.

En cuanto al soterramiento del tren a su paso por Inca, manifestó que su deseo es que el Estado aporte dinero para llevar a cabo este proyecto, aunque aseveró que dentro del convenio del tren “hay otras prioridades”. El conseller señaló que se ha realizado un estudio de lo que supondría esta iniciativa, al tiempo que criticó que en la pasada legislatura, el Govern del PP “puso obstáculos que hicieron más complicada la puesta en marcha del proyecto”.

“Habría que preguntarles por qué no lo hicieron posible y por qué lo complicaron tanto”, incidió Vicens al respecto, quien, en relación con las previsiones del Govern de no soterrar las vías del tren de Manacor, puntualizó que el problema en este caso “no radica en el dinero” sino que se trata de un proyecto “complicadísimo y del todo innecesario”.

Ya en el marco de la visita, Vicens y Calvo, junto a otros cargos como el director general de Movilidad, Antoni Verger, y la gerente del Consorcio de Transporte de Mallorca, Inmaculada Salamanca, realizaron un recorrido por las instalaciones de la estación de autobuses interurbanos, integrada en la estación intermodal de Palma e inaugurada el pasado día 6 con previsión de atender hasta 3,7 millones de usuarios al año, según las estimaciones del Ejecutivo autonómico.

El conseller destacó que la nueva estación ha sido “muy bien recibida por los usuarios” y no ha registrado ninguna incidencia. “Todo funciona a la perfección”, enfatizó Vicens, recordando que la red de autobuses de la isla cuenta con unos diez millones de pasajeros al año, a los que se suman los 4,5 millones que emplean el tren y el metro anualmente. Asimismo, señaló que próximamente se pondrá en marcha un sistema de control de circulación.

ANTIGUA ESTACIÓN DE AUTOBUSES

Por su parte, la alcaldesa expresó sus felicitaciones a la Conselleria y resaltó el “esfuerzo considerable” llevado a cabo para hacer “más accesible” la ciudad. Por último, apuntó que se está ultimando la cesión -del Govern al Ayuntamiento- de la explanada anteriormente utilizada como estación, de modo que provisionalmente estará destinada a un parking para posteriormente convertirse en una zona verde dentro del corredor previsto en la zona.

La red de autobuses interurbanos, integrada por hasta 106 líneas de transporte en verano –75 en invierno–, con 1.500 paradas, y que son operadas por más de 10 compañías y 21 concesionarias, emplearán unas instalaciones con más de 14.500 metros cuadrados, en los que se ubican un total de 29 dársenas para autobuses –a las que cabe agregar otras cinco de espera–, lo que supone seis plazas de estacionamiento más que las existentes en la antigua estación.

En total, la estación acogerá unas 460 llegadas y salidas diarias –500 en verano– de los 150 autobuses que integran la red, a lo largo de las 18 horas en que permanecerá abierta por jornada –un poco más en época estival–, entre las 05.45 horas y las 00.30 horas, periodo en el que prestará servicio a 26 líneas –30 en verano– que comunican la capital balear con las distintas poblaciones de la isla.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.