El juez decreta libertad bajo fianza para los dos últimos detenidos en la Operación Peaje

El magistrado del Juzgado de Instrucción número 9 de Palma en funciones de guardia, Enrique Morell, decretó libertad bajo fianza de 125.000 euros para el que fue jefe del proyecto de obras del desdoblamiento de la carretera Palma-Manacor, Francisco Orejudo, y de 75.000 euros para el encargado de la vigilancia de las obras, Gabriel Mestre, quienes fueron interrogados a lo largo de esta tarde en dependencias judiciales en el marco de la Operación Peaje.

Ambos tienen de plazo hasta las 14.00 horas de mañana para constituir la caución a fin de eludir su ingreso en prisión, que podrá ser depositada tanto en metálico como mediante aval bancario ante el Juzgado de Instrucción número 5, cuya titular, Ana San José, será la encargada de instruir el caso sobre las presuntas irregularidades cometidas en torno a la ejecución de este proyecto viario en la pasada legislatura.

Así lo indicaron a los medios los abogados de los dos funcionarios del Consell de Mallorca después de que el juez les comunicase la resolución, que establece una fianza para ambos 25.000 euros menor a la solicitada por la Fiscalía Anticorrupción, que pedía 150.000 euros para Orejudo y 100.000 para Mestre. Los detenidos eludieron hacer declaraciones a su salida de los juzgados de Vía Alemania, que se produjo sobre las 21.15 horas.

Quienes sí se pronunciarion fueron los letrados que les asisten. Así, el de Orejudo, Gabriel Garcías, manifestó, sin entrar a valorar la cantidad impuesta por el juez ni el contenido de la declaración, que su defendido “como todo humano, intentará abonar la fianza”, mientras que Josep de Luis, defensor de Mestre junto a la abogada del mismo despacho Isabel Fluxà, consideró que se trata de una cantidad “muy elevada” aunque confió que “entre familia y amigos se pueda hacer frente a su pago”.

En concreto, se les atribuyen delitos de cohecho, prevaricación, falsedad documental y malversación de fondos públicos, a raíz de las presuntas obras que realizaron en propiedades particulares a cargo de las empresas participantes en las obras del desdoblamiento de la antigua carretera comarcal C-715, y en torno a las cuales giran las investigaciones.

IMPLICACIÓN EN EL CASO

En el caso de Orejudo, estos trabajos se habrían realizado en su centro de meditación de Búger, mientras que Mestre se habría beneficiado de materiales destinados a la obra pública para utilizarlos en obras de su finca rústica de Petra. Cabe destacar que su situación contrasta con la del director insular de Carreteras, Gonzalo Aguiar, quien ayer fue detenido dentro de la misma operación y, tras declarar en las dependencias de la Policía Nacional, quedó por la tarde en libertad con cargos.

Orejudo y Mestre, que llegaron a los juzgados en torno a las 16.20 horas, declararon a lo largo de la tarde ante el juez y los fiscales anticorrupción Joan Carrau y Pedro Horrach, acompañados de sus respectivos abogados.

Cabe recordar que la operación se ha saldado con la detención de 18 personas, quienes han quedado en libertad con cargos excepto los dos funcionarios, los únicos que han pasado a disposición judicial y a quienes se les ha decretado libertad bajo fianza. A partir de ahora la Fiscalía seguirá estudiando toda la documentación intervenida para determinar las presuntas implicaciones de los detenidos en el caso.

En concreto, la obra se llevó a cabo en la pasada legislatura por parte del Consell de Mallorca cuando esta institución estaba gobernada por UM, iniciándose el 11 de junio de 2004 con la colocación simbólica de la primera piedra. Asimismo, requirió una inversión de 140.000.000 euros y consistió en el desdoblamiento de dicha carretera con enlaces en las intersecciones y las rotondas.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.