Crónica (aséptica) de una crisis

No ha sido la madre de todas las crisis, ni siquiera una de las más graves, en cuanto al fondo, de las que ha vivido UM en los últimos tiempos, pero es la que ha desembocado en el hecho más relevante, en la decisión más drástica desde que en diciembre de 2007 Miquel Nadal asumiera la presidencia del partido.

El desenlace al que asistimos ayer no se puede explicar sin remitirnos a conflictos anteriores, a desencuentros que fueron erosionando confianzas y armando a los que a día de ayer ya se mostraban convencidos de que la única salida digna pasaba por convocar un Congreso extraordinario y hacer hablar a los militantes. Así será, pero en julio. Mientras tanto, intentemos aportar luz con los detalles de este último episodio en el serial de los complejos equilibrios del partido.

Primer movimiento. Llega el momento de elegir el candidato de UM a las elecciones europeas. El elegido/a ocupará el puesto número 7 en la lista de la coalición de partidos nacionalistas y de centro (CiU, PNV, CC…). Miquel Ferrer había insinuado el nombre de Joan Carles Verd, alcalde de Sencelles, pero aún no constaba como propuesta firme. En ese marco, Miquel Nadal reúne a sus colaboradores más próximos y les expone su planteamiento ante los comicios del 7 de junio. Es sencillo, y lógico, el presidente ve en esta cita ante las urnas una buena oportunidad para medir las fuerzas del partido, por una parte, y para fortalecer la estructura de Palma. Considera que, después de mucho tiempo, la organización concurre en una candidatura potente. Si los resultados, tal y como se prevé, son buenos, la moral de los militantes y cuadros ganará enteros. Por todo ello, Nadal apuesta por un cartel de peso, y ahí es donde surge el nombre de Mateu Cañellas. No fue el primero en recibir la oferta del jefe, pero sí el primero en aceptar.

Segundo movimiento. Nadal le pide a Cañellas que se asegure de que es elegible, de que puede compatibilizar su cargo de conseller con la candidatura europea. Cañellas hace la consulta y despeja dudas. Confirma que acepta el doble reto.

Tercer movimiento. Nadal traslada su propuesta a la Ejecutiva de UM, que la acepta pero se pregunta por la compatibilidad del conseller de Deportes y Juventud. Después de varias consultas, internas y externas, se decide tirar adelante con la opción Cañellas, que debe ser ratificado por el Consell Polític.

Cuarto movimiento. Al día siguiente, se confirma que Cañellas deberá elegir entre ser conseller o candidato. Así lo dice la ley. Nadal le pregunta si está dispuesto a sacrificar su cargo en el Govern, al menos durante lo que dure la precampaña y la campaña. Cañellas asiente, pero realiza unas declaraciones públicas en las que da a entender acepta la aventura europea a regañadientes, porque lo que apetece es seguir al frente de Deportes y Juventud.

Quinto movimiento. Cañellas se lo piensa mejor y decide renunciar a la aventura europea. Previamente, el president Antich ha opinado a favor de que su conseller no se vaya. Nadal se queda a cuadros ante la decisión de Cañellas.

Sexto movimiento. Se convoca Ejecutiva de manera urgente. Cañellas anuncia que se queda en el Govern. Joan Carles Verd es propuesto formalmente. El Consell Polític ratifica al alcalde de Sencellas.

Séptimo movimiento. Ante la imagen de confusión, improvisación y desconcierto que ha proyectado UM en los últimos días, algunos dirigentes empiezan a lanzar el mensaje de que “esto no puede seguir así”. Desde diferentes sectores se aboga por forzar un congreso extraordinario. Nadal, mientras tanto, se propone mirar hacia delante. El presidente de UM y conseller de Turisme sigue gestionando y viaja a Manchester para hacer promoción de les Illes.

Octavo movimiento. Nadal consulta la posibilidad de suspender la Ejecutiva prevista para el próximo lunes, por falta de contenido a despachar. En principio queda anulada, pero al día siguiente – coincidiendo con el convulso pleno del Consell – el secretario general del partido, Miquel Ferrer, insta a Nadal a recuperar esa Ejecutiva y además avanzarla al viernes. Así se hace.

El resultado de la reunión ya lo conocen. Lo único que parece seguro es que Miquel Àngel Grimalt – vicepresidente de UM y conseller de Medi Ambient – se presentará a la presidencia del partido en el Congreso extraordinario. La solución: el 11 de julio, o antes…