Una nueva ordenanza de consumo intentará acabar con el comercio ilegal en Palma

El Ayuntamiento de Palma aprobó hoy el proyecto de ordenanza municipal de consumo que tendrá como uno de sus principales objetivos la lucha contra el comercio ilegal que existe en la capital balear al considerar que éste “deteriora la imagen” y perjudica la llegada de grandes firmas.

Así, según detalló la teniente de alcalde de Relaciones Institucionales, Turismo, Comercio y Consumo, Joana Maria Borràs, los nueve funcionarios que se dedican a realizar esta inspección lo harán de una manera continuada y no únicamente por temporadas. Por ello, señaló que la ordenanza será muy importante a medio y largo plazo para la ciudad puesto que conseguirá cambiar su “fisonomía”.

Borràs hizo hincapié en la necesidad de “modernizar” la normativa de protección a los consumidores debido a la modificación de los hábitos, así como a la nueva percepción de atender a sus necesidades.

Por su parte, el director general de Consumo y Comercio, Rafael Calle, detalló que la ordenanza cuenta con dos niveles de protección. Así, mientras el primero de ellos, el genérico, hace referencia a algunos aspectos como el derecho a la información, las indemnizaciones, o las garantías frente a los riesgos que afectan a la salud, entre otros; el segundo se centra en los colectivos más desfavorecidos como son los menores, los discapacitados o los ancianos.

Asimismo, según destacó Calle, la normativa “pretende ser innovadora” por lo que se vinculará a la estrategia de calidad del Ayuntamiento. En este mismo sentido, anunció la creación del sello ‘Palma Qualitat de Consum’ con el que las empresas que cumplan ciertas condiciones podrán acceder a la certificación y, de esta manera, tener un “plus” que estará vinculado a la certificación de buenas prácticas.

La ordenanza también prevé la creación de la junta arbitral de consumo municipal. No obstante, según matizó la regidora, actualmente no se procederá a su puesta en marcha ya que no se considera “necesaria” todavía ya que, además, “funciona bien” la autonómica.

En cuanto a los establecimientos de comercio ilegal, Borràs señaló que existen muchos en zonas como Pere Garau o Son Gotleu aunque, asimismo, incidió en que se está “extendiendo rápidamente” de manera que ya cuenta con presencia en otros lugares como Jaime III.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.