El abogado de Matas afirma sentirse “indefenso” tras salir a la luz las conversaciones telefónicas

El abogado del ex presidente Jaume Matas, Rafael Perera, solicitó hoy al juez José Castro que extraiga de las investigaciones del caso Palma Arena las conversaciones telefónicas grabadas entre él y sus clientes -el ex presidente, Jaume Matas, su mujer, Maite Areal, y su cuñado, Fernando Areal-, al considerar que la incorporación de las mismas a la pieza secreta supone una “grave” conculcación del derecho a la defensa.

Así Perera expresó su “protesta” a Castro al inicio de la declaración de Fernando Areal y anunció que en caso de que no retire las citadas conversaciones telefónicas, presentará un recurso dentro de los plazos legales.

Perera justificó esta petición en el hecho de que la única manera que tenía para comunicarse con sus clientes para “diseñar la estrategia” de defensa era a través del teléfono o del correo electrónico, teniendo en cuenta que todos ellos residen fuera de Mallorca, donde él tiene el despacho.

De este modo, sostiene que todas estas conversaciones forman parte del ámbito privado, razón por la cual sostiene su exclusión de la investigación. De esta forma, Perera pide que el juez actúe de la misma manera que el Tribunal Superior de Madrid lo ha hecho con las conversaciones telefónicas grabadas en el marco del caso Gürtel ordenadas por Baltasar Garzón.

Perera recalcó que todo abogado tiene derecho a contactar con sus clientes con “absoluta libertad, discreción e intimidad”, algo que, según criticó, no ha sucedido en este caso, debido a que hasta el día de ayer “y quizá también hasta hoy”, se ha mantenido pinchado su teléfono móvil y el de su despacho y, por tanto, se han grabado todas sus conversaciones telefónicas.

“He comprobado que más de la mitad de las conversaciones telefónicas que aparecen en los más de 260 folios de pieza secreta han sido mantenidas por mí con Matas, su mujer y su cuñado y, por tanto, son las típicas entre un abogado y su cliente, de forma que podrían haber tenido lugar exactamente igual en el seno de mi despacho entorno a una mesa”, aseveró.

“PRUEBAS INVALIDADAS”

Por esta razón, insistió en que estas conversaciones privadas están “invalidadas como pruebas” en el caso Palma Arena y “no se pueden incorporar a la causa, sino que deben ser expulsadas de las misma”, tal como reclamará el recurso que presentará Perera en los próximos días amparándose en que la defensa es uno de los “derechos constitucionales más sagrados”.

Perera precisó que “no hay ningún inconveniente técnico” a que se graben sus conversaciones telefónicas, debido a que había una orden judicial expresa al efecto, si bien “este material no puede ser incorporado a la causa porque se trata de conversaciones profesionales realizadas para trazar las líneas de defensa”.

Por otra parte, el letrado confirmó que Jaume Matas declarará a lo largo del día de hoy con independencia de la decisión que adopte el juez en relación a petición de exclusión de las conversaciones telefónicas, después de que ayer el presidente, su mujer y su supuesto testaferro, Bartomeu Reus, no prestaran declaración tras la aparición de nuevas pruebas.

Finalmente, destacó que José Castro está “cumpliendo su misión” y afirmó que es un “gran juez instructor”, pese a lo cual recordó que tanto él, como el otro abogado de Matas, Manuel Ollé, “tenemos la obligación de defender el derecho de defensa, que exige un respeto que yo modestamente entiendo que ha sido conculcado y por ello tenemos obligación legal de ejercitar las protestas o recursos que salgan al paso y permitan que nuestros defendidos estén amparados como corresponde en un Estado social y democrático de derecho”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.