La Fiscalía solicitará medidas cautelares contra Matas y Fernando Areal

La comparecencia del ex presidente del Govern, Jaume Matas, en calidad de imputado ante el juez que instruye el caso Palma Arena, José Castro, finalizó en torno a las 23.30 horas tras más de doce horas de interrogatorio, durante las cuales se ha desvinculado de forma continua de la gestión administrativa y de los contratos rubricados durante la construcción del velódromo palmesano y que derivaron en el presunto desvío de más de cincuenta millones de euros públicos. Parte de este desfase, según las investigaciones, pudo servir para engrosar el patrimonio de Matas y financiar de forma irregular al PP.

Tras la declaración, este viernes se celebrará una vistilla en la que Fiscalía sólo solicitará medidas cautelares contra él así como su cuñado y ex tesorero del PP, Fernando Areal, a partir de las 10.00 horas.

La declaración del ex ministro de Medio Ambiente, a quien se le imputan nueve delitos castigados con penas de hasta treinta años de prisión, transcurrió de forma lenta debido a que el titular del Juzgado de Instrucción número 3 le exhibió de forma constante contratos y actas relativos a la ejecución de las obras, tema que centró la mayor parte de la deposición. Sin embargo, el encausado, asistido por los letrados Rafael Perera y Manuel Ollé, aseguró que “no tuvo ninguna intervención” en las actuaciones administrativas y apuntó al respecto que se fiaba de los “controles” de los servicios jurídicos del Ejecutivo balear, que eran los encargados de “fiscalizar y garantizar la legalidad” de la gestión en la construcción de esta infraestructura.

“Yo no estaba para esas cosas”, incidió en varias ocasiones el ex presidente, asumiendo “con todas las consecuencias” su decisión política de llevar a cabo este proyecto. Unas afirmaciones constantes que llevaron a algunas defensas a considerar que su declaración, “se ha parecido más a un mitin político”.

ALEMANY

Mientras tanto, también fue preguntado por la contratación del periodista Antonio Alemany, imputado en la pieza separada del caso por una presunta financiación irregular del PP, y al respecto recordó que era la persona encargada de elaborar sus discursos por tratarse de un profesional “absolutamente válido” para su asesoramiento de imagen. “Una cosa es escribir noticias y otra discursos, y él los hacía muy bien”, subrayó el imputado.

Sin embargo, se desvinculó de cualquier tipo de irregularidad respecto al expediente de contratación del periodista y aseguró desconocer de qué modo se llevó a cabo, pese a que de acuerdo a las indagaciones realizadas se efectuó a través de la empresa de publicidad Nimbus de forma supuestamente amañada.

Matas reconoce que pagó en negro parte de los 400.000 euros que gastó en la reforma del Palacete.

Jaume Matas, reconoció este jueves que pagó en negro, es decir, sin declarar a Hacienda, parte de los 400.000 euros que gastó en la reforma de su vivienda de Palma, conocida como el Palacete, entre 2003 y 2007, y que fueron abonados “en efectivo”, gracias al traspaso de un local de su madre y al alquiler de otro establecimiento que era propiedad de su esposa, Maite Areal.

Matas mostró ante el juez José Castro y los fiscales Anticorrupción Pedro Horrach y Juan Carrau un informe jurídico pericial en el que “justificó” el gasto de los citados 400.000 euros, de forma que detalló que 100.000 euros los abonó a través del traspaso de un local, propiedad de su madre, mientras que el resto los fue pagando, gracias al dinero que tenía en su cuenta bancaria y a los 3.000 euros mensuales que cobraba de alquiler de otro local, ubicado en la calle Sant Miquel de Palma, propiedad de su esposa, Maite Areal.

No obstante, el ex-presidente reconoció que sólo declaraba 1.500 de los 3.000 euros que percibía cada mes desde 1993 a través del alquiler del citado local, de forma que el resto lo cobraba en negro y, por tanto, sin declarar a Hacienda, lo que supone un total de 252.000 euros en 14 años.

Respecto al coste del Palacete, que se fijó en 950.000 euros, pese a que su valor en el mercado asciende a 2,5 millones de euros, detalló que la tasación de esta vivienda no la hizo ninguna empresa privada, sino el arquitecto que se la vendió y que era el propietario de la misma, Giuseppe Violante.

Además, recalcó que el pago de la hipoteca de esta vivienda, situada en la céntrica calle palmesana de Sant Feliú, lo hace a través de una transferencia bancaria, de manera que todo el dinero está declarado, negando así que se haya hecho cualquier pago en negro en la compra del inmueble.

En un principio, Matas estaba decaído durante su declaración, al final, recuperó el ánimo al mostrar al juez y a los magistrados el citado informe económico en el que hizo la ‘cuenta de la vieja’, al “poder demostrar que los gastos que efectuó en el Palacete se correspondían con sus ingresos”, negando así que haya obtenido dinero a través del desvío de fondos a través de la construcción del velódromo Palma Arena.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.