La televisión analógica desaparece totalmente en España

El 91% de la población (más de 43 millones de personas) ya no ve la televisión analógica en España y el 9 por ciento restante (3,9 millones) dejará de hacerlo desde este viernes, cuando se apaguen los últimos centros emisores que todavía transmiten en analógico.

Concretamente, este viernesse apagarán los últimos centros que daban cobertura analógica en Galicia a Vigo, Lugo y Pontevedra; en Asturias a Gijón y Oviedo; en Canarias a Santa Cruz de Tenerife y la isla de La Palma; y en Castilla y León a Salamanca y León.

Los habitantes de esas ciudades serán los últimos españoles en ver la televisión analógica, después de un proceso de ‘apagado’ que comenzó el 23 de julio de 2007 en Soria y que tuvo su gran ‘apagón’ este martes, cuando más de 16,6 millones de personas dieron la bienvenida a la TDT en grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Sevilla.

Los más despistados de los municipios que no se hayan comprado un descodificador o hayan adaptado su antena, probablemente tengan que quedarse sin televisión unos cuantos días, ya que los antenistas tienen “una carga de trabajo importantísima” y la demanda “no se puede absorber en un día”, y menos “los días de fiesta de Semana Santa”, según destacó a Europa Press el director gerente de la Federación de Instaladores de Telecomunicaciones (Fenitel), Miguel Ángel García.

Por ello, García pidió “paciencia” y exhortó a no caer en “el error” de recurrir a “un primo carnal de no sé quien que sabe mucho y arregla la antena” porque es “preferible esperar unos días y hacer las cosas bien, que no por más correr hacerlas dos veces y pagar el doble”.

1,5% EN ZONAS EN SOMBRAS

Por otro lado, cuando se apague el último repetidor analógico, alrededor de 1,5 por ciento de la población, residente en las denominadas zonas en sombra, o lo que es lo mismo, aquellas regiones que por sus condiciones geográficos no llega la cobertura digital, se quedará sin ver la TDT, a pesar de que la cobertura de la TDT llega a más sitios de lo que llegaba la analógica.

No obstante, los que quieran podrán ver la televisión por satélite, ya que el Gobierno obligó a los operadores a ofrecer en alguna plataforma satelital la señal de sus canales en estas zonas en sombra. Algunas comunidades autónomas como Galicia, con orografías especialmente complicadas, han optado por subvencionar el ‘kit satelital’ necesario para captar esta señal.

La transición digital ha tenido tres fases ordenadas según el Plan Nacional de Transición. La última fase que terminará este viernes, ha afectado a 31 millones de ciudadanos de 4.172 municipios, que se unen a los 15 millones de ciudadanos de otros 3.940 municipios que ya se habían sumado en los ceses anteriores.

La transición a la TDT ha costado 288 millones de euros, 220 millones de los cuales han ido a parar a las comunidades autónomas, ya sea mediante créditos blandos (160 millones de euros) o en subvenciones directas (60 millones de euros). Además, el Ejecutivo ha repartido en este tiempo 130.000 descodificadores para personas en riesgo de exclusión social o con alguna discapacidad.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.