Air Europa y Air Berlin critican la gestión de la crisis aérea

Los representantes de las aerolíneas Air Europa y Air Berlin, consideraron que han habido fallos en la gestión de la crisis del sector aéreo desencadenada por la nube de cenizas provocada por la erupción de un volcán en Islandia.

Así, el presidente del grupo Globalia -al que pertenece Air Europa-, Juan José Hidalgo, dijo hoy que se han “extralimitado los sistemas de seguridad” en la gestión de esta situación, ya que “se ha comprobado” que las cenizas de la nube volcánica no provocaban “tal daño en los motores”, por lo que consideró innecesario “haber cerrado a calicanto” los aeropuertos.

En este sentido, apuntó que “cuando esta gente toma las decisiones no les duele el bolsillo”, porque si lo hiciera “o fueran clientes o usuarios a los mejor no se tomarían este tipo de medidas tan fuertes”.

Hidalgo comentó que esta situación ha creado “daños terribles” para el sector aéreo, aunque matizó que Air Europa no ha sido “de los más dañados”, ya que solamente les ha afectado a las rutas que tenían como destino Paris y Londres, además de algunos vuelos de Canarias hacia el norte de Europa. Así, afirmó que esta compañía ha operado con normalidad el 90 por ciento de su actividad diaria habitual.

Por su parte, el director general de Air Berlin para España, Álvaro Middelman, dijo que “al inicio de todo” es comprensible que se tomaran “toda suerte de precauciones”, aunque apostilló que a él le hubiera gustado que en ese momento “se hubieran puesto también en marcha procesos de medición y verificación de todo aquello” ya que “en un momento dado era simplemente un modelo informático”.

En este sentido, afirmó que estas mediciones se hicieron a partir de las pruebas de vuelo que hicieron compañías como Air Berlin o Lufthansa durante el pasado fin de semana. Éstas ofrecieron información que fue utilizada para la elaboración del protocolo de actuación que la Agencia Europea para la Seguridad de la Navegación Aérea (Eurocontrol) puso en marcha el lunes.

“Esto llevó a cambiar la situación y permitir volver a la normalidad, o casi a la normalidad, lógicamente con las limitaciones que pueda seguir produciendo la continua erupción del volcán”, comentó Middelman, quien apostilló que hay que “aprender de los errores para que en lo sucesivo se pueda manejar una situación de estas características de forma más eficiente”.

Middelman aseguró que a partir de mañana Air Berlin ya tendrá “una operación casi normalizada”, puesto que parece que “poco a poco, el espacio aéreo alemán y todos los demás adyacentes, como en Inglaterra, se van abriendo”. Así, resaltó la importancia de que se abran los espacios aéreos que más afectan a esta compañía, como son el de Alemania, Austria y Suiza, los cuales ya tendrán hoy “una operación normal” que permitirá a Air Berlin recuperar sus operaciones.

Respecto a la posibilidad de que las compañías aéreas pidan a la UE ayudas especiales para sufragar las pérdidas que han tenido estos días, Middelman dijo que “es precipitado” porque primero todos “tienen que analizar los efectos que ha tenido” esta crisis. En esta línea, afirmó que en la Asociación de Compañías Aéreas (a la que pertenece Air Berlin en Alemania) “ya ha habido reflexiones en este sentido, pero es precipitado todavía”.

El presidente de la Caeb, Josep Oliver, comentó que con el restablecimiento de la actividad normal de los aeropuertos esperan que “se normalice la llegada de clientes” a las islas porque además de ayudar a las personas que tiene que salir del archipiélago, también les “interesan mucho los clientes que tienen que llegar”.

Esta situación “tiene consecuencias no sólo sobre las compañías aéreas, que son muy importante, sino también sobre todo tipo de empresa que sirve al turismo porque la paralización ha durado más de una semana y son unos ingresos por turismo que se dejan de percibir, sobre todo al principio de la temporada”.

El presidente de la Cámara de Comercio, Joan Gual, señaló este suceso tiene relación directa con el turismo en las islas porque “el que no lleguen los clientes significa que todos los servicios turísticos no se activan”.

Así, apuntó que la previsión para esta semana es que fueran llegando a Mallorca “visitantes para jugar a golf, visitantes para pasar sus vacaciones o grupos de convenciones y congresos”, por ejemplo, “que todos ellos han quedado cancelados”. Gual dijo que algunos de estos eventos se harán el año que viene, aunque para otros “las pérdidas no están contabilizadas pero son muy altas porque ha paralizado la actividad como mínimo durante una semana”.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.