Jiménez Villarejo se reafirma en su actitud crítica contra las resoluciones del Tribunal Supremo

El ex fiscal anticorrupción, Carlos Jiménez Villarejo, se reafirmó hoy en su actitud crítica contra las resoluciones del Tribunal Supremo, que consideró “completamente injustificadas e infundadas” en el “acoso y persecución procesal” contra el magistrado de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón. Además, conminó al Alto Tribunal a aceptar las críticas con “tranquilidad” y “mesura” porque, de lo contrario, da la impresión de que pretende ser “un poder al margen del Estado democrático”.

“El concepto de arrepentimiento me suena a comportamiento religioso y no estamos que yo sepa ni en una iglesia ni en una secta”, respondió Jiménez Villarejo en una entrevista a Tele5, recogida por Europa Press, al ser preguntado si se arrepiente de su apoyo a Garzón o de sus críticas al Tribunal Supremo. A su juicio, las manifestaciones en defensa de Garzón no perjudican al juez y los magistrados del Supremo no deben sentirse presionados.

Destacó que la libertad de expresión es un “soporte esencial” del Estado de Derecho al que todos los ciudadanos tienen acceso y que fortalece el sistema democrático. Además, puso de relieve la “movilización cívica insólita” que tiene lugar en Europa y, especialmente en España, en apoyo de un juez, “perseguido injustificadamente” por investigar los crímenes cometidos durante el franquismo.

Tras recordar las movilizaciones ocurridas en distintos puntos de España contra la causa a Garzón, sentenció: “Así vamos a seguir de forma continuada porque los ciudadanos tienen derecho a expresar su opinión”. Y criticó que el poder judicial se crea, a su juicio, “inmune” a “este tipo de reflexiones”, por lo que le instó a aceptar las críticas porque sino parece que quiera estar al margen del Estado democrático, lo cual sería “muy grave”.

RECHAZA QUE LOS MAGISTRADOS DEL TS SE SIENTAN PRESIONADOS

El ex fiscal anticorrupción no cree que los magistrados del Tribunal Supremo se puedan sentir presionados puesto que “son independientes”, aunque precisa que en nombre de esta independencia judicial no pueden pretender estar al margen de toda “reflexión crítica”.

Hizo hincapié en que “la comunidad internacional entera” respalda que “lo que está ocurriendo en España es una paradoja de la Justicia”. Así se refirió al hecho de que Falange pueda ser finalmente la que “termine sentando en el banquillo” a Garzón por “haber investigado los crímenes que cometieron sus antepasados cuando disponían de todo el aparato represivo del franquismo, como partido único de la dictadura”. “Es una paradoja histórica inaceptable y no vamos a ceder ni un milímetro a una posición crítica”, aseguró.

Así, concluyó que no admitirán que el poder judicial exija un “respeto específico” y remarcó que el Tribunal Constitucional ya ha manifestado en “infinidad” de ocasiones que está “expuesto a la crítica incluso a veces hiriente más que los particulares, precisamente por su condición de poder público están sujetos a la crítica ciudadana”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.