Plomer afirma ante el Juez que no sabía que Nadal le iba a gratificar con 12.000 euros

El regidor de Turismo en Sóller Bartolomé Plomer (UM) afirmó hoy en calidad de imputado ante la titular del Juzgado de Instrucción número 10, Mari Carmen Abrines, que en ningún momento el ex conseller del ramo, Miquel Nadal, le comunicó que “se diera por pagado” con 12.000 euros por haber realizado “mucho trabajo” como edil en el Ayuntamiento ‘solleric’.

   Una versión que contrasta con la efectuada en dependencias de la Policía Nacional tras ser detenido el pasado mes de febrero en el marco de la Operación Voltor, donde respondió de forma afirmativa cuando se le preguntó si el pago de los 12.000 euros fue un regalo que le hizo Nadal como contraprestación política.

   Es más, aseveró que acudió a ver a Nadal para hacerle ver que había hecho “mucho trabajo” como edil, éste le hizo saber le gratificaría con 12.000 euros y que “ya lo arreglaría”. Sin embargo, el ex conseller manifestó, también ante la Policía, que la respuesta de Plomer se debió a la forma como le fue formulada la pregunta al ex edil.

   Mientras tanto, hoy también fue interrogada en calidad de imputada Luisa Tortella, jefa de área del Centro de Investigación de Tecnologías Turísticas (CITTIB) y ahijada de la ex presidenta del Consell y del Parlament, Maria Antònia Munar, quien se ratificó en la declaración que ya efectuó el pasado 4 de febrero como arrestada en el caso, en la que señaló conocer a Plomer a raíz de un contrato menor efectuado desde el Instituto de Estrategia Turística (Inestur) y dirigido por el ex gerente de este organismo, Antoni Oliver.

   En este sentido, afirmó que fue en concreto Oliver, uno de los principales imputados del caso y quien se encuentra en libertad bajo fianza de 100.000 euros, quien le indicó “expresamente” que se tenía que hacer un contrato menor con Plomer, relacionado con el asesoramiento a una empresa que debía confeccionar el ‘software’ de unas pantallas táctiles.

   Por su parte, hoy también le tocó el turno, aunque en su caso como testigo, a la técnico administrativa del Inestur, Joana Maria Cerdà, quien también se reafirmó en la comparecencia que ya efectuó en sede de la Jefatura Superior de Policía, al manifestar que en una reunión donde estaba presente Oliver, éste manifestó que había que revisar la justificación de la totalidad de todos los contratos menores. Asimismo, recordó que en el mismo encuentro ella hizo constar que respecto a un contrato con Plomer no había documentación justificativa alguna, ante lo cual Oliver se dirigió a Tortella y “le dijo directamente que lo arreglara”.

   En la declaración que hoy ratificó, Cerdà aseveró que días después acudió a hablar con ella una técnica del CITTIB, Mar Morata -quien también testificó hoy-, quien “preocupada manifestó que Tortella le había ordenado que arreglara ese expediente”, lo que consistía en inventarse un estudio sobre el Club Náutico de Sóller.

   Se da la circunstancia de que Tortella formaba parte, además, de la mesa de contratación del Inestur cuando fue adjudicado de forma supuestamente irregular un concurso sobre ‘benchmarking’, por un importe de 360.000 euros, a la UTE formada por THR y Tourin Consulting -vinculada al empresario de la comunicación Jacinto Farrús-.

   Fue a raíz de la denuncia interpuesta por la administradora única de la mercantil Cubic Asesoramiento Empresarial -una de las 13 licitantes que concurrieron-, Margarita Munar, cuando se iniciaron las investigaciones de la Fiscalía Anticorrupción en torno a la presunta “manipulación” de este concurso y al presunto desvío de fondos públicos cometido desde el Inestur a través de otros presuntos procedimientos negociados sin publicidad a cambio del cobro de comisiones.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.