2.000 personas se manifiestan en Palma en el Día del Trabajador

 Un total de 2.000 personas, según los sindicatos UGT y CCOO y la Policía Local, se manifestaron esta mañana en Palma, con motivo del 1 de Mayo, a favor de la ocupación “con derechos” y en contra de la reforma laboral para abaratar despidos o ampliar la edad de jubilación hasta los 67 años.

   La marcha, que estaba convocada a las 11.30 horas en la Plaza España, estuvo dividida, dado que UGT y CCOO se manifestaron por un lado, bajo una pancarta en la que se leía ‘Por la ocupación con derechos y la garantía de nuestras pensiones”, mientras que el STEI y la CGT iban separados de los sindicatos mayoritarios, ante una pancarta en la que se leía ‘Que la crisis la paguen sus responsables y luchamos por el reparto de la riqueza’.

   A la manifestación acudieron varios responsables políticos, como el conseller de Trabajo y Formación, Pere Aguiló, la consellera de Asuntos Sociales, Fina Santiago, la alcaldesa de Palma, Aina Calvo, el líder del Bloc, Biel Barceló, el director general de Movilidad, Antoni Verger, y el portavoz del Bloc en el Ayuntamiento de Palma, Eberhard Grosske.

   Durante la lectura de los discursos llevada a cabo en el Paseo del Borne, el secretario general de UGT, Lorenzo Bravo, no pudo pronunciar el suyo, dado que se sintió indispuesto y tuvo que ser atendido por un médico en una ambulancia del 061, donde permaneció por espacio de media hora hasta que pudo recuperarse.

   Así, minutos antes de pronunciar su discurso, Bravo tuvo que bajar del escenario y sentarse en una silla al no encontrarse en condiciones, por lo que varios compañeros de UGT llamaron a una ambulancia para que lo atendiera in situ. A su llegada, varios enfermeros lo tumbaron en una camilla y lo introdujeron en la ambulancia. Durante el tiempo que estuvo siendo atendido por un médico, la primera edil de Palma estuvo esperando junto a la ambulancia para conocer el estado de Bravo, quien finalmente, salió por su propio pie, tras haberse recuperado.

   De este modo, fue el secretario de Acción Sindical de UGT, Manuel Pelarda, quien, finalmente, leyó el discurso en nombre del sindicato, después de que hiciera lo propio la secretaria general de CCOO en Baleares, Katiana Vicens, quien arremetió duramente contra la corrupción, que, según señaló, “no se hubiera conocido si hubiese seguido gobernando” el anterior Ejecutivo presidido por Jaume Matas.

   Al comienzo de la marcha, Bravo sí que hizo declaraciones a los medios en las que expresó su “preocupación” por la reforma laboral que plantea el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, dado que, a su juicio, “se escora hacia el ala más conservadora” de los socialistas.

“PRECARIZAR EL EMPLEO”

   Así, el secretario general de UGT criticó que esta reforma pretende “desregularizar” el empleo, en lugar de luchar por conseguir un trabajo “más estable y con mayor calidad y no tan precario”. Sin embargo, censuró que lo que se pretende es sacar de las empresas a todos los trabajadores fijos para “precarizarlos” y, en este sentido, aseveró que si se continúa por este camino “acorralando a los trabajadores”, no sabe si habrá que hacer una huelga general o una “revolución”.

   “Cualquier reforma laboral para quitar derechos a los trabajadores o precarizar su situación, será contestada por los sindicatos”, advirtió, al tiempo que rechazó la convocatoria de una huelga general, dado que, en estos momentos en los que hay “30.000 hogares en Baleares con todos sus miembros en el paro, no va a significar generar más empleo”.

   En similares términos se expresó Vicens, quien recalcó que, en lugar de negociar la citada reforma laboral, se tiene que hablar “en serio” de crear ocupación “y no de despedir a trabajadores, que es en lo que hoy se empeñan en hablar”.

   “Tal como se está planteando la reforma laboral, no vamos a crear empleo, ya que va dirigida a abaratar el coste del despido y a retrasar la edad de la jubilación”, reprobó la secretaria general de CCOO, quien abogó por incrementar las inversiones públicas y privadas, invertir en nuevas tecnologías y en más productividad y apostar por otro modelo productivo”.

   Sin embargo, consideró que “parece que nadie se atreve a dar el paso adelante” para lograr estos objetivos, debido a que, en su opinión, existe una “pugna entre los que tenemos muy claro que hay que salir de la crisis de otra forma y los que intentan salir de ella por la misma puerta que entramos, volviendo de nuevo a la especulación y a los beneficios rápidos y fáciles”.

“MÁS ESTADO Y MENOS MERCADO”

   Por otro lado, durante su discurso en el Paseo del Borne, Vicens recalcó que “necesitamos más Estado y menos mercado”, con el fin de acabar con la contratación temporal y el empleo precario, al tiempo que estimó que se deberían colgar “cabeza abajo” los retratos de aquellos ex-presidentes autonómicos ubicados en el Consolat de Mar y que están implicados en supuestos casos de corrupción, en referencia a Jaume Matas.

   Por su parte, el secretario general del STEI, Biel Caldenty, aseveró que la reforma laboral “no va por el buen camino”, debido a que, a su juicio, el abaratamiento de los despidos “no creará más ocupación, sino todo lo contrario, ya que dará más facilidades para despedir a la gente”. Por ello, apostó por una reforma dirigida a “fortalecer el modelo de contrato estable”, al tiempo que estimó que se debe modificar el sistema financiero.

   Finalmente, el miembro de USO David Díaz sostuvo que el Govern debería convocar elecciones anticipadas “si no es capaz de revertir” en el próximo trimestre las últimas cifras de paro, reveladas ayer por la Encuesta de Población Activa, según las cuales, entre enero y marzo, la tasa de desempleo se situó en Baleares en el 22,4 por ciento, la quinta más alta del país, lo que se traduce en un total de 127.400 desocupados al finalizar el mes de marzo, es decir, un 14,9 por ciento más que en el mismo trimestre del año anterior (16.600 desempleados más).

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.