UM acusa al PP de no querer defender la lengua propia de Balears

El presidente de UM, Josep Melià, negó hoy haber exigido cargos políticos y puestos de trabajo para su partido en el Ayuntamiento de Palma, como condición para apoyar la moción de censura que pretendía presentar el PP y, en esta línea, achacó el desacuerdo a la negativa de los ‘populares’ a aceptar la inclusión de un punto en el acuerdo programático, dirigido a “mantener las políticas de normalización lingüística y defender la lengua propia de Baleares”.

   Melià salió al paso así de las declaraciones del secretario general del PP balear, Miquel Ramis, quien esta tarde acusó al presidente uemita de la renuncia definitiva a presentar una moción de censura contra la alcaldesa de Palma, Aina Calvo, “al haber exigido para apoyar esta iniciativa cargos y puestos de trabajo en el Consistorio para los miembros de su partido”, a pesar de que, en un principio, el acuerdo se iba a circunscribir únicamente a un programa.

   El presidente de UM criticó que esta versión está “muy distorsionada”, teniendo en cuenta que su partido ya había aceptado que todos los cargos políticos del nuevo equipo de Gobierno municipal que surgiera a raíz de la moción de censura fuesen ocupados por dirigentes del PP.

   “Nunca hemos discutido esta condición, ya que lo único que queríamos era un acuerdo programático, que no ha sido posible, debido a que en el PP hay sectores que son intransigentes en contra de la defensa de la lengua propia de las islas”, destacó Melià.

   Así, censuró que para los ‘populares’, era “inasumible” incluir en el acuerdo programático la defensa de la lengua propia del archipiélago y, por ello, les acusó de intentar ahora “tapar con cortinas de humo su imposibilidad de asumir esta condición exigida por UM”.

   Además, añadió que “nadie seriamente se cree” que si el PP tuviese ganas de presentar una moción de censura contra Calvo, no lo hubiese  hecho, a pesar de que UM le hubiera exigido cargos políticos en el equipo de Gobierno municipal. Por tanto, tachó de “tontería” la versión dada por Ramis para explicar la falta de acuerdo con los uemitas.

“SILBIDOS POR HABLAR MALLORQUÍN”

   Por otro lado, Melià recalcó que el punto sobre la normalización lingüística era una ‘condición sine quanon’ para lograr un acuerdo con el PP, sobre todo, después de ver que durante el último Congreso extraordinario de los ‘populares’, en el que salió reelegido como presidente José Ramón Bauzá, algunos dirigentes de este partido “silbaron al presidente del Congreso, Joan Flaquer, por hablar en mallorquín”.

   En este sentido, el presidente de UM ya advirtió a Bauzá de que tras las próximas elecciones, su partido no va a firmar ningún pacto de gobernabilidad en el que se incluya la derogación de la Ley de Normalización Lingüística o del Decreto de Mínimos en la enseñanza”, tal como ya ha anunciado que hará el presidente ‘popular’ si gana los comicios autonómicos de 2011, con el fin de garantizar la libre elección de lengua.

   Por otra parte, indicó que tras fracasar las negociaciones con el PP para presentar una moción de censura en Cort, UM continuará haciendo una oposición “responsable” presentando sus alternativas y haciendo propuestas en “positivo”, tanto en el Ayuntamiento, como en el Consell de Mallorca y el Parlament.

   En el caso concreto del Consistorio, Melià criticó que existe un “problema de gobernabilidad”, debido a que Aina Calvo “no ha demostrado hasta este momento tener una actitud de diálogo y de capacidad para llegar a acuerdos con la oposición, a pesar de tener un Gobierno en minoría”.

   De esta manera, contrastó la actitud de Calvo con la del presidente del Govern, Francesc Antich, quien al cabo de dos semanas de quedarse en minoría, tras expulsar a los cargos ejecutivos de UM, convocó a este partido y al PP para presentarles un documento con varios puntos que eran “importantes” y que necesitaban del respaldo de la oposición para salir adelante. “Se sentó a dialogar y nos dijo que nos necesitaba, al tiempo que se mostró abierto a introducir en el documento propuestas del PP y UM”, resaltó.

   Preguntado por las declaraciones que hizo ayer Calvo en las que aseguró que su despacho está “abierto” para negociar cualquier asunto con los grupos de la oposición, Melià recordó que la alcaldesa es la máxima responsable del Ayuntamiento y, por tanto, “le corresponde a ella preocuparse por que la acción de Gobierno tire adelante actuando como un sujeto pasivo” poniéndose en contacto con la oposición para recabar su apoyo.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.