The Cabriolets presentan ‘Close’

Antes incluso de empezar la entrevista Bimba Bosé ya deja un titular encima de la mesa, muestra del carácter propio de este cuarteto, que presenta su segundo trabajo de estudio, Close. Un disco honesto, sin grandilocuencias, en el que The Cabriolets se deshace de su pasado electrónico y apuesta por el rock.

En 2008, tras la publicación y gira de presentación de Demo, su primer disco, David Unison, batería y miembro original de The Cabriolets abandonó el grupo “por razones personales”, según reza la breve biografía de la banda.

Lejos de tirar la toalla, los otros dos componentes, Bimba Bosé (voz) y Diego Postigo (bajo) continuaron trabajando en nuevos temas, para lo que incorporaron a Pablo Serrano (Russian Red) a la batería y a Manuel Cabezalí (Russian Red, Havalina) a la guitarra.

“Somos inquietos y nos gusta trabajar a diario, eso es lo que al final te avala”, señala Bimba durante la entrevista con Europa Press, a lo que Postigo añade que la idea siempre fue que “entre los tres primeros discos siempre hubiera un espacio muy corto”.

Así, después de Demo, un álbum “más pensado”, llega Close, un disco “intuitivo, espontáneo, inconsciente”, señala el bajista. Parte de ese sonido nuevo, más rock y crudo llega gracias a las nuevas incorporaciones y otra parte por “la evolución de los acontecimientos”.

The Cabriolets se ha liberado de su parte más electrónica y ha reflejado con su música “un sentimiento visceral del momento que vivimos”. El resultado, algo “distinto” a lo que se hace en nuestro país, afirma Bimba. “Soy muy orgullosa y me gusta pensar que lo que estamos haciendo tiene una seña de identidad distinta a las tendencias y modas de España”.

“Últimamente lo que he escuchado en España es folk y música con la que no me siento identificada, es una opinión personal, claro, pero es cierto que en España se tiene mucho a la misma cosa: sale algo y todo el mundo acaba haciendo lo mismo (…) da la impresión de que es complicado hacer algo que no sea parte de una moda”, explica.

UNA PULSIÓN DE MUERTE

Close bebe de una amalgama de influencias entre las que los componentes de la banda citan a Joao Gilberto, Bill Evans, John Coltrane, las rancheras, Sonic Youth o Pavement, con letras que, según Pablo Serrano, son “cañeras” y que aúnan las dos partes de Bimba, “su lado más dulce y su lado más insolente”.

El primer single, Shining, es “como una poesía suicida”, considera el batería, mientras que Postigo ve en las letras de Bosé “evocaciones metafóricas que dan luz, pero que siempre incluyen un cuchillazo que te recuerdan que hay que estar alerta”. “Optimismo desde el pesimismo, desde la oscuridad”, matiza Cabezalí.

Bimba, por su parte, cita veladamente a Freud y la “pulsión de muerte inconsciente” que todo ser humano posee en su interior. “Pero como una bandera de vitalidad, me gusta pensar que son letras optimistas”, señala la cantante, que a la hora de componer se deja llevar por lo que le dicten los instrumentos.

Close sale a la venta el 25 de mayo en formato digital y en vinilo, porque, explican “la portada del disco mola tanto que tenía que salir bien grande”. Defensores del sonido en vinilo y del ‘slow food’ italiano, The Cabriolets se declaran “entusiasmados” por la idea de estar al mismo tiempo en Spotify y en un formato tan clásico, aunque el primero implique que el oyente va “demasiado deprisa” y el segundo requiera tomarse su tiempo, “estar pendiente de que termine la primera cara y darle la vuelta”.

Ya en septiembre saldrán en CD, una edición que el grupo está pensando en acompañar “con un DVD de un concierto o de un acústico”, para darle “un valor añadido” frente a la piratería. “La piratería siempre ha existido, pero creo que todos tenemos la culpa, por los precios y por la lavada de cocos de las discográficas”, señala Serrano.

“Para mí el rock es transgresión. La gente que hace rock lo hace como vía de expresión y eso se ha explotado para vender. La piratería es la consecuencia”, explica el batería, a quien se suma el bajista diciendo que la forma con la que la industria ha llevado todo este asunto no es la correcta. “Yo rompería con toda esta mierda y volvería a empezar”.

Mientras continúan fijando fechas para la presentación del nuevo disco, después de más de 20 actuaciones, un videoclip y los 14 temas de Close, The Cabriolets continúan trabajando en nuevos temas, pero han decidido detenerse y dejar que el nuevo disco “se asiente y se exprese el solito”.

“Cortamos el proceso con Close en un momento en el que estaba a punto de explotar, cuando teníamos mucho material. Tenemos curiosidad por ver dónde llegan esas cuatro personas creando en un estudio, esa conjunción de elementos sin más premisa que la de concebir música”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.