Acusan a Marina Sans de comidas cargadas a la Funeraria en fin de semana y lo niega

La ex presidenta de la Empresa Funeraria Municipal (EFM), Marina Sans, y actual concejal del PP en Palma, negó ante el juez que entre 2005 y 2006 cargase a las cuentas de la empresa pública comidas por valor de más de 1.600 euros celebradas en fin de semana, ya que de forma tajante aseguró que “jamás” ha efectuado estos gastos en sábado o domingo y aseveró, por tanto, que se trata de una información “totalmente errónea”.

Durante su comparecencia como imputada ante el juez que instruye las presuntas irregularidades cometidas en torno a la gestión de la EFM, Manuel Penalva, recalcó que “nunca” fue a comer en fin de semana pagando con dinero de la empresa, después de que el magistrado le inquiriese sobre un cargo de 722 euros en dos restaurantes de Palma durante 2005 y de más de 900 euros en otros cuatro establecimientos al año siguiente.

“No es cierto”, insistió la encausada, asistida por el letrado Rafael Perera, y a quien se le atribuye un supuesto delito de malversación de caudales públicos por estos gastos así como por otros relacionados con viajes presuntamente privados que Sans facturó a la Funeraria cuando presidía la empresa durante la pasada legislatura.

En su segunda declaración ante el titular del Juzgado de Instrucción número 11 -ya lo hizo el 30 de junio del pasado año-, la ex máxima responsable de la EFM fue interrogada por las numerosas facturas halladas de comidas tanto en Palma como en Madrid, que atribuyó a gastos de representación, y al ser preguntada si considera razonable gastar más de 50.000 euros en comidas, se limitó a justificar que “depende de la representación y actualmente la Funeraria no tiene ninguna de las representaciones que llevábamos en su momento”. Es más, apuntó que las representaciones “no se eligen” sino que le llegaron “del mandato anterior”.

En esta misma línea, manifestó que en el pleno del Ayuntamiento “ni siquiera” se pedían explicaciones sobre estos gastos. “Es lo que se hacía y lo que se hace ahora, hay un protocolo”, se escudó la encausada, quien recordó que el control se ejercía cuando anualmente el gasto se aprobaba en Junta General -en el pleno-, en las que nunca se produjo ningún voto en contra de la oposición. “Nunca pusieron repecto a los gastos de representación” tanto suyos como del ex gerente de la EFM, Óscar Collado, también imputado.

Al serles detallados los pagos efectuados en más de una decena de restaurantes, Sans explicó que algunos de los tickets los firmaba ella y se los pasaba a Collado, y en otras él se hacía cargo de las facturas. Sin embargo, sobre una de las facturas mostradas en la comparecencia por el magistrado con la firma “Sra. Sans”, manifestó que la rúbrica no es la suya y que “alguien me intenta imputar alguna comida a la que no he asistido”.

Finalmente, sobre un viaje realizado a Chicago en 2004 y que fue pagado con dinero público -unos 4.700 euros- lo achacó a diversas gestiones que tuvo que llevar a cabo en relación al cargo que ocupaba como vicepresidenta de una organización internacional de empresas funerarias.

Precisamente, la investigación de la contabilidad de la empresa municipal se inició a raíz del escándalo abierto por de los viajes que realizaron Collado y Sans y que fueron facturados en la pasada legislatura a esta empresa pública. De hecho, Sans ingresó en la cuenta de la Funeraria un total de 6.833,93 euros correspondientes a nueve facturas de viajes privados realizados por sus familiares en la pasada legislatura y que habían sido sufragados por la EFM.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.