La editorial Moll, Raimundo Clar y Fèlix Pons reciben la Medalla de Honor del Parlament

La editorial Moll, el recientemente fallecido notario y político mallorquín Raimundo Clar -a título póstumo- y el ex ministro Fèlix Pons recibirán este lunes la Medalla de Honor del Parlament, Fèlix Pons no podrá acudir a la entrega ya que en estos momentos se encuentra hospitalizado en Palma gravemente enfermo y se teme por su vida.

A las 19.00 horas se llevará a cabo la presentación de la ceremonia. Posteriormente se procederá a la lectura del acta de la Mesa de concesión de la Medalla por parte del secretario primero de la misma, y Rado realizará la entrega de la insignia y del diploma acreditativo.

Finalmente, Francesc Moll, editor mallorquín hijo del escritor Francesc de Borja Moll, pronunciará unas palabras en representación de los galardonados mientras que Rado efectuará las de clausura del acto.

El Parlament justifica la concesión de estas medallas en la contribución de la editorial Moll a la preservación y la vitalidad de la lengua catalana a lo largo de 80 años y en momentos históricos de “gran dificultad” para el ejercicio de las libertades. En el caso de Clar, defiende su aportación en la creación y consolidación de las instituciones preautonómicas y del ‘corpus’ legal y estatutario de las islas.

Finalmente, recuerda el trabajo de Pons por haberse convertido, con su comportamiento “ejemplar y modélico” en todos los ámbitos institucionales y políticos en que ha ejercido responsabilidades, un “referente de la democracia” en Baleares y el resto de España.

Cabe recordar que la creación de las Medallas de Honor del Parlament se remonta a un acuerdo de la Mesa, el 27 de mayo de 2008, con el objetivo de premiar a aquellas personas, entidades o instituciones que hayan destacado en la defensa, divulgación y lucha por los valores democráticos y cívicos, fundamentalmente en el ámbito de las islas.

Entonces, se acordó que se concedieran las primeras medallas a todos los presidentes del Parlament de los últimos 25 años y a los diarios que hubieran superado los cien años, dentro del contexto de conmemoración del primer cuarto de siglo de existencia de la Cámara balear.

Un año más tarde, la Mesa de la Cámara aprobó el reglamento para la concesión de la medalla, que puede ser concedida no tan sólo a personas físicas o jurídicas sino también a aquellas organizaciones, centros o colectivos sin personalidad jurídica que tengan una reconocida y pública identidad social.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.