La defensa del presunto asesino de Marratxí asegura en el juicio “que no quería matarla”

La defensa del hombre acusado de asesinar a golpes a su compañera sentimental en Marratxí en septiembre de 2008 solicita la libre absolución de su patrocinado, Hermenegildo F., al aseverar que éste no tenía intención de acabar con la vida de su pareja, a la que le propinó varios golpes tras “haber perdido el control” a raíz de una fuerte discusión mantenida con ella.

   Durante la fase de cuestiones previas en el juicio que arrancó hoy por estos hechos en la sala del jurado de la Audiencia Provincial, el letrado de la defensa, Fernando Mateas, subrayó que “el único hecho probado es el fallecimiento” de Laura G., aunque “habrá que demostrar bajo qué circunstancia y a día de hoy no es cierto que su compañero sentimental le drogase para acabar con su vida, tal y como pretenden las acusaciones”. “Ambos eran consumidores habituales de droga”, manifestó.

   Tal y como manifestó, si tras los hechos su defendido no hubiera avisado a la Policía Local para decir que su pareja estaba muerta, “no estaríamos aquí, porque podría haber escondido el cadáver y éste no haber aparecido, pero no fue así”. Además, cuestionó el hecho de que las acusaciones mantengan que el “arma homicida” sea el mando a distancia de la televisión, “cuando se encontraban en un garaje y había útiles más que suficientes”.

   “Habrá que analizar todas las pruebas ya que se habla de una pena muy elevada, aunque si mi patrocinado resulta responsable, que apechugue con su responsabilidad”, espetó el abogado, quien lamentó además que “se parta de un silogismo dando ya por hecho que es un asesino”.

   En concreto, la fiscal Concepción Ariño solicita 22 años de prisión contra el acusado por un delito de asesinato con alevosía y ensañamiento, en el que concurre la atenuante de parentesco. Mientras tanto, la acusación particular ejercida por la familia solicita 25 años de cárcel. También se encuentra personada la Abogacía del Estado como acusación popular en el juicio.

   La vista, que tiene lugar ante un jurado popular presidido por la magistrada Mónica de la Serna, se reanudará a las 16.30 horas después de que el letrado de Hermenegildo F. solicitase esta mañana su suspensión para poder hablar con su cliente.

   Tal y como relata la Fiscalía en un duro escrito de calificaciones provisionales, el suceso tuvo lugar el 13 de septiembre de 2008, cuando el acusado comenzó a golpear a Laura G. en un garaje de la calle Can Barrera de Es Figueral.

   La víctima, que se encontraba con sus facultades físicas mermadas por la ingesta de cocaína, marihuana y otras sustancias, no pudo repeler la agresión mientras su pareja le propinaba patadas y puñetazos con el fin de acabar con su vida, y sirviéndose de algún objeto contundente, le causó numerosos hematomas y contusiones debido a la virulencia de los golpes.

   Sin embargo, con el objetivo de provocarle un mayor padecimiento, Hermengildo F.S. la tuvo tumbada en el suelo del garaje, boca abajo, haciéndole presión en la espalda, y colocándose encima de ella le produjo la fractura de las costillas. La acusación detalla que la víctima, que tenía un hijo menor de edad, comenzó a sufrir insuficiencia respiratoria aguda y al tener una opresión sobre el tórax, murió finalmente asfixiada por sofocación.

   Cabe recordar que a las 00.00 horas de ese mismo día, según explicaron fuentes del Ayuntamiento, Hermenegildo F.S. se acercó a un agente de la Guardia Civil y le informó de que se había encontrado en la cama a su pareja en un estado muy grave o muerta, aunque los agentes hallaron a la mujer, de 28 años, semitapada en la cama, llena de moratones en todo el cuerpo y certificaron que llevaba muerta más de doce horas.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.