Manera reconoce que la economía sumergida alcanza casi el 20% del PIB de las Islas

El conseller de Economía y Hacienda, Carles Manera, señaló hoy que la economía sumergida representa entre el 18 y el 20 por ciento del PIB balear, tal como revela un estudio realizado en 1998, si bien admitió que estos porcentajes se han podido incrementar con la actual crisis económica, aunque “resulta complicado hacer un cálculo concreto”.

   Tras presentar el informe sobre la situación económica de Baleares en la reunión extraordinaria de la mesa de seguimiento de la Economía, Manera indicó que, actualmente, su departamento no tiene “datos fidedignos” de lo que representa la economía sumergida en las islas.

   Pese a ello, consideró que el porcentaje respecto al PIB “no será muy diferente” al que revelaba el citado estudio elaborado hace doce años. Respecto a otros territorios, indicó que en la Comunidad Valenciana “se comenta que un 25 por ciento de su PIB es economía sumergida”, si bien, a su juicio, “hacer comparativas es un brindis al sol”.

   Por otro lado, destacó que en 2009, la Agencia Tributaria de Baleares descubrió un intento de fraude de 34 millones de euros por parte de los contribuyentes, de los cuales 20 fueron detectados a través de comprobaciones básicas de las declaraciones, mientras que los 14 millones restantes fueron interceptados mediante inspecciones más detalladas por parte de los técnicos de hacienda, dada la complejidad utilizada para llevar a cabo el fraude.

   Así, Manera recalcó que en 2010, la Agencia Tributaria está trabajando con la “misma predisposición y convicción” para sacar a la luz el “máximo de partidas de fraude a la Hacienda Pública”, mediante las cuales se pretenda “esconder información o actividades económicas que estén sumergidas”.

FRAUDE EN EL MERCADO INMOBILIARIO Y EN HERENCIAS

   Respecto al fraude fiscal detectado el pasado año, la directora de la Agencia Tributaria de Baleares, Maria Antònia Truyols, informó a Europa Press de que la mayor parte de los 14 millones de euros de fraude más complejo se correspondía a transmisiones patrimoniales relacionadas con el mercado inmobiliario o con herencias en las que no se había declarado lo que se debía.

   Concretamente, indicó que el 5,6 por ciento de los alrededor de 600 millones de euros recaudados por la Agencia Tributaria de Baleares el pasado año se correspondía con lo que se denomina “deuda descubierta”, es decir, el dinero detectado por los inspectores y que los contribuyentes intentaron no declarar, bien por desconocimiento en algunas ocasiones (gran parte de los 20 millones), o bien con una intención clara (la mayoría de los 14 millones).

   No obstante, Truyols apuntó que cabe la posibilidad de que el fraude en las islas pudo superar el pasado año los 34 millones de euros, debido a que, según aclaró, esta cifra únicamente se corresponde con el dinero que fue detectado por la Agencia Tributaria de Baleares.

   Por ello, y con el claro objetivo de evitar que los contribuyentes de las islas defrauden a Hacienda, informó de que este año, la Agencia Tributaria de Baleares ha creado un grupo de trabajo en coordinación con la Agencia Estatal, con el fin de inspeccionar operaciones de fraude a un “más alto nivel”, sobre todo aquéllas relacionadas con los temas inmobiliarios o con las donaciones.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.