Palma rechaza prohibir el burka

El Pleno del Ayuntamiento de Palma ha aprobado por unanimidad una propuesta transaccionada entre todos los grupos en la que insta a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) a que, en un plazo de seis meses o en el mínimo posible, proponga una normativa municipal marco que regule la utilización del velo integral, el burka y la niqab, así como el uso de otro tipo de ropa o accesorios que cubran totalmente la cara e impidan la identificación y la comunicación visual en las instalaciones y equipamientos municipales.

De este modo, no se ha votado la proposición de UM que instaba al Consistorio de Palma a prohibir, antes de seis meses, el uso del velo integral, el burka y el niqab en la calle y en los espacios públicos de la ciudad, así como en las instalaciones y equipamientos municipales. Esta formación también solicitaba al Ayuntamiento que estableciera el régimen sancionador correspondiente en caso de incumplimiento.

Así, los uemitas aceptaron la citada transacción a su propuesta, que ha sido apoyada por todos los grupos, de manera que el Ayuntamiento no prohibirá ni el uso del burka, ni el velo integral, ni el niqab, sino que espera que sea la FEMP la que plantee una normativa que sea extensible a todos los municipios españoles en la que se regule el uso de estas prendas por parte de las mujeres musulmanas.

La iniciativa aprobada establece que el Ayuntamiento considera que el velo integral, burka y niqab no son una “simple vestimenta”, sino que tienen unas connotaciones “muy significativas sobre la mujer, atentando contra su dignidad, ya que la reducen a un ser invisible y son limitadoras de su libertad y del derecho de relación y comunicación”.

Además, el Consistorio estima que estas prendas “impiden toda autonomía personal y económica, lo que es contrario al principio de igualdad reconocido en las leyes y en la propia Constitución Española”.

Por ello, a través de la aprobación de la citada propuesta transaccional a la iniciativa de UM, el Ayuntamiento insta al Congreso de los Diputados a que, en colaboración con todas las administraciones, a realizar en el periodo de seis meses o el mínimo posible, las reformas legales y reglamentarias necesarias para regular la utilización en espacios o acontecimientos públicos del velo integral, burka y niqab y de vestimentas o accesorios que cubran totalmente la cara e impidan o dificulten la identificación y la comunicación visual por ser esta práctica “contraria al principio de igualdad, libertad y seguridad”.

Por otro lado, mediante la aprobación de esta iniciativa, el Ayuntamiento considera que la educación en el respeto a la dignidad personal y la igualdad entre hombres y mujeres es uno de los instrumentos “más eficaces para lograr la cohesión y la convivencia social sobre la base de los valores constitucionales que rigen nuestra sociedad democrática, abierta y plural”.

Finalmente, a través de esta propuesta, todos los grupos del Consistorio se comprometen a continuar impulsando políticas de convivencia, planes de igualdad y de integración social, de cohesión social e incrementando el presupuesto destinado a garantizar la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, la convivencia y la cohesión social”.

“SE HA PUESTO EL ACENTO EN LO QUE NOS UNE”

El regidor de Bienestar Social, Eberhard Grosske, ha recalcado que es la primera vez que sucede en una institución española el hecho de que todos los grupos hayan consensuado una iniciativa respecto a la regulación del burka, debido a que “se ha puesto el acento en cosas que nos unen siendo conscientes de que hay cosas que nos separan”.

Así, ha subrayado que todos los grupos del Ayuntamiento están de acuerdo en los derechos constitucionales y extraconstitucionales que se derivan de la Declaración de los Derechos Humanos y que hacen referencia a la igualdad de género, de forma que “rechazamos manifestaciones que vayan en contra de este derecho o suponga una posición de subordinación de las mujeres en la sociedad”.

Para Grosske, la prohibición o no del burka y del niqab debe estar regulada por una Ley estatal, teniendo en cuenta que hay muchas posiciones enfrentadas ante la conveniencia o no de prohibir estas prendas. Así, ha recordado que organizaciones como Anmistía Internacional están en contra de la prohibición generalizada, al igual que se oponen el comisario europeo de Derechos Humanos y las entidades dedicadas a los inmigrantes.

Por su parte, el regidor de UM Joan Carles Chavarria ha anunciado que su grupo volverá a presentar su propuesta que plantea la prohibición de las citadas prendas en el primer Pleno del Ayuntamiento que se celebre en enero de 2011, en caso de que ni la FEMP, ni el Congreso de los Diputados hayan regulado su uso, algo que, a su juicio, se debe traducir en su prohibición.

“La prohibición del uso del velo integral es una iniciativa que hace referencia a los valores fundamentales, por lo que no es ni de izquierdas ni de derechas, sino de sentido común tras muchos años de lucha contra la sumisión de las mujeres y el reconocimiento de la igualdad”, ha recalcado.

“PRISIÓN DE TELA”

De esta manera, Chavarria ha sostenido que “no se puede permitir que en pleno siglo XXI haya mujeres segregadas de su siglo y de su sociedad” y, por otro lado, ha considerado que “no se puede construir una sociedad democrática con situaciones de discriminación a la mujer”, tal como, en su opinión, supone con el uso del burka y el niqab, que sólo tienen el objetivo de “hacer invisible el rostro de las mujeres, por lo que no es una vestimenta, sino una prisión de tela y un gravísimo atentado a la dignidad de la mujer”.

“Hemos leído que esto es un debate electoralista, pero no es así, porque es un tema que está en la calle y, por tanto, corresponde una respuesta valiente, porque se trata de una cuestión de valores democráticos para rechazar situaciones de intolerancia”, ha concluido el regidor uemita.

Por su parte, el portavoz del PSIB en el Ayuntamiento de Palma, José Hila, ha estimado que el uso del burka y el niqab debe ser regulado a nivel estatal “y no por cada municipio” y, además, ha añadido que debe hacerse a través de un debate y una reflexión “tranquila y profunda que mejora la situación de las mujeres”.

Finalmente, la regidora ‘popular’ Margarita Ferrando ha censurado que tanto el velo integral, como el burka y el niqab “invisibilizan a las mujeres” y, por tanto, “no se trata de tradición, ni de cultura, sino de derechos fundamentales de la mujer y de su dignidad”.

Por ello, ha estimado que es “importante” que haya una “uniformidad de criterios” en todo el Estado y un “tratamiento igualitario”, respecto a la utilización de estas prendas que “no se pueden permitir, porque impiden actuar a la mujer con plenos derechos ante la ciudadanía”.

Por esta razón, ha considerado que debe ser el Gobierno central el que, a través de normativas o reglamentos, regule esta cuestión, si bien, a su juicio, ello no es “contradictorio” con el hecho de que también se pueda regular, mediante ordenanzas municipales. Por ello, ha subrayado la “importancia” de que la FEMP también se pronuncie, con el fin de contar con una iniciativa “unificada en todo el Estado”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.