Aprobada la Ley para la Revalorización de la Playa de Palma

El Parlament ha aprobado, con el asentimiento de todos los grupos, la Proposición de Ley de medidas para la revalorización integral de la Playa de Palma, de forma que el Consorcio encargado de la reforma de esta zona turística madura de la capital balear ya cuenta con el instrumento legal para poner en marcha el Plan de Reconversión, que será aprobado el próximo viernes y presentado públicamente el lunes.

Concretamente, este proyecto tiene un plazo de diez años y un presupuesto de 3.000 millones de euros, de los cuales 1.000 millones serán aportados por las instituciones públicas y el resto por el sector privado.

El objetivo de este Plan de Reconversión es que la Playa de Palma deje de ser un destino de turistas con bajo poder adquisitivo, teniendo en cuenta que, en la actualidad, esta zona de la capital balear continúa con los mismos criterios turísticos que en los años 50 o 60, cuando comenzaron a llegar los primeros visitantes.

Por esta razón, el Plan de acción para rehabilitar esta zona pretende un cambio de modelo de negocio, para lo cual se acometerá una reforma en profundidad de los hoteles para ampliar las habitaciones, sobre todo aquéllas que sólo cuentan con alrededor de 11 metros cuadrados, e incorporar nuevos servicios, como spas, con el principal objetivo de atraer a otro tipo de turistas con una mayor capacidad adquisitiva.

Asimismo, se pretende que una vez sea reformada esta zona, el gasto medio diario por turista sea de 135 euros, frente a los 65 actuales. Además, otro de los objetivos es que el precio medio diario por habitación doble sea de 65 euros, teniendo en cuenta que, actualmente, hay hoteles que ofrecen precios muy bajos para atraer a un determinado perfil de turista.

Por otra parte, mediante la normativa se va a incidir en la sostenibilidad, con el fin de reducir las emisiones de Dióxido de Carbono a la atmósfera, para lo cual, se creará un espacio libre de emisiones en esta zona.

De este modo, los hoteles tendrán que hacer un proceso de inversión para disminuir sus emisiones a la mitad, mientras que, a su vez, los edificios de viviendas serán sometidos a una rehabilitación funcional y estética, así como de eficiencia energética.

LA LEY IMPIDE NUEVOS CRECIMIENTOS INJUSTIFICADOS

Entre otros aspectos, la Ley contempla que en materia de suelo, el Plan de Reconversión impida el desarrollo injustificado e insostenible de nuevos crecimientos urbanos en la Playa de Palma y establezca la rehabilitación urbana integrada como una línea de actuación preferente ante el nuevo crecimiento.

Además, establece que el parque de viviendas sólo puede incrementarse en nuevas tierras si se justifica en la necesidad de asentar personas residentes afectadas por operaciones no relocalizables en su ámbito original o por operaciones de esponjamiento.

En materia de edificación hotelera, residencial y equipamiento, señala que el Plan debe priorizar la rehabilitación integrada del parque edificado frente a la construcción de posibles nuevos edificios.

Además, la normativa sostiene que el Plan de Reconversión puede establecer operaciones de reconversión, intercambio y de transferencia de aprovechamientos urbanísticos para eliminar, total o parcialmente, los inmuebles que considere obsoletos o inadecuados, cualquiera que sea el uso lucrativo al cual estén destinados, de acuerdo con los objetivos que se deben conseguir con la ordenación propuesta por el Plan.

Por otra parte, la Ley subraya que, a efectos de facilitar el cumplimiento de sus objetivos, el Plan puede delimitar áreas concretas, justificando los motivos que lo fundamenten, en los cuales las transmisiones onerosas de bienes inmuebles estarán sujetas al ejercicio de los derechos del tanteo y retracto por parte del Consorcio de la Playa de Palma. Así, el ejercicio de estos derechos podrá recaer tanto sobre las transmisiones de terrenos sin edificar, como también sobre los edificados.

Respecto al ahorro energético, la Ley obliga a las edificaciones a reducir en un 50 por ciento sus impactos ambientales y climáticos. En cuanto a la movilidad y el transporte público, la Ley indica que el Plan debe establecer las medidas de cambio y los correspondientes instrumentos normativos para la reconversión de los actuales modelos de desplazamiento y transporte urbanos que reducen el consumo energético y las emisiones con la finalidad de propiciar modelos más sostenibles de movilidad y de calidad ambiental.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.