Un testigo denuncia que UM “usó” a inmigrantes argentinos “como enganche para provecho electoral”

Eduardo Corvalán, miembro de la Casa Argentina de Baleares que este lunes ha comparecido como testigo en sede de la Jefatura Superior de Policía en el marco de las diligencias informativas abiertas por la Fiscalía en torno a una presunta trama de compra de votos por parte de UM en 2007, ha puesto de manifiesto que la formación “usó y manejó” a inmigrantes argentinos durante los comicios “para su provecho electoral” al ofrecerles una contraprestación económica y laboral a cambio de votar a favor del partido.

Durante su declaración, en la que durante más de dos horas ha detallado de qué forma fue urdido este proceso, Corvalán ha apuntado entre las personas presuntamente implicadas hacia el ex director insular de Relaciones Institucionales, Josep Lliteres (UM), como “mentor y cabeza” de toda esta supuesta trama y quien se encargó de prometer a los argentinos, a través del entonces presidente de la Casa Argentina, Jorge Mandado, una recompensa económica así como puestos de trabajo si en los comicios daban su apoyo a los nacionalistas.

Su deposición se enmarca, de este modo, en las investigaciones que el Ministerio Público incoó el pasado mes de abril en torno a estos hechos, y cuyas pesquisas se convertirán previsiblemente en una pieza separada del caso Maquillaje, que de forma paralela indaga un presunto desvío de fondos desde la Institución insular a un entramado de empresas audiovisuales entre las que se halla Vídeo U y que, según las investigaciones, se encontraba en manos de UM.

Corvalán, que acudió solo en torno a las 17.30 horas a la Policía Nacional para prestar declaración, ha aseverado que Lliteres “manejó” a los inmigrantes “para provecho propio y del partido”. “Me siento usado”, ha llegado a aseverar el testigo a su salida de la Jefatura Superior, al recalcar que “molesta y duele muchísimo que se nos haya usado como inmigrantes ya que mi intención era volver de Argentina y ver una situación distinta a la vivida allí, pero llegué a Mallorca y me encontré con esta permisividad”.

Tal y como ha explicado, el interés de la Casa Argentina era “solidarizarnos” con los argentinos que llegaban a la isla y “con este afán” trabajaban desde la entidad, por lo que ha lamentado que UM, formación que con los sufragios que obtuvo se erigió clave para la formación del Pacte junto a PSIB y Bloc, “se aprovechara” de esta relación con los inmigrantes para pedirles el voto y “ganarse el apoyo electoral”.

“NO NOTÉ NADA EXTRAÑO”

Sin embargo, Corvalán, quien ha asegurado no haber recibido llamadas ni presiones de su entorno de cara a su declaración en sede policial, ha afirmado que entonces no percibió estas circunstancias “como algo extraño” y ha aseverado que “si lo hubiera sabido no hubiera permitido servir de enganche para que UM sacara beneficio electoral”.

Cabe recordar que también en el marco de estas investigaciones declaró el pasado jueves el propio Jorge Mandado, quien, en su caso como imputado, manifestó que durante la campaña previa a los comicios de 2007 habló “bien” de la formación nacionalista aunque negó que se intentasen captar votos a cambio de dinero. Asimismo, recordó que durante esos meses -entre noviembre de 2006 y mayo de 2007- fue colocado en Ambbit Digital S.L., vinculada a la empresa audiovisual Vídeo U.

Una productora cuyo 50 por ciento de acciones, según la confesión de varios de los imputados del caso Maquillaje, se encontraban en manos de Munar y del ex vicepresidente insular, Miquel Nadal -quien la involucró en estos hechos-, a través de sus supuestos testaferros. La empresa se benefició de más de cuatro millones de euros públicos durante la pasada legislatura mientras Nadal y Munar ocupaban sus respectivos cargos en el Consell de Mallorca.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.