El fuego de Ibiza está “estabilizado” y se originó por una negligencia en una cueva cercana

El incendio originado este domingo en la cala ibicenca de Benirràs fue provocado por una negligencia en una cueva cercana a la zona en la que se encontraban los coches estacionados y, por tanto, no fue la explosión de uno de estos vehículos lo que causó las llamas, tal como se pensó en un principio.

Por primera vez en Baleares, en el suceso de Benirràs se ha declarado un nivel 2 de incendio al afectar el fuego a núcleos habitados y a una importante concentración de personas en el momento en el que se declaró.

Así, el director general de Biodiversidad, Vicens Vidal, ha explicado que cuando se decreta este nivel, la prioridad pasa a ser la seguridad de las personas por delante de la propia extinción del incendio, que a estas horas ya ha calcinado unas 400 hectáreas de superficie. De hecho, esta consideración ha propiciado que se haga especial hincapié en proteger los núcleos urbanos adyacentes y la accesibilidad de la carretera que conduce hasta la cala, lo que ha provocado que el fuego se extendiera por el flanco forestal norte de la zona.

El incendio desde esta tarde está “estabilizado”, éste es el paso previo para que pueda ser controlado, después de que se haya establecido un perímetro de 349 hectáreas de bosque quemado.

El gerente del Instituto Balear de la Naturaleza, Guillem Rosselló, ha desvelado que, como consecuencia del incendio, habrá que esperar 15 años para que los pinos que se planten están a dos metros de altura. Así, subrayó que, una vez finalicen las tareas de extinción, lo más importante será retirar toda la superficie quemada para que pueda volver a reforestarse esta zona natural de Ibiza, protegida por el Govern.

Mientras, el conseller insular de Medio Ambiente, Albert Prats, ha añadido que durante el vuelo de reconocimiento han detectado “numerosas casas que están completamente rodeadas de zona quemada, pero que estaban en buen estado”. En este sentido, Prats ha querido resaltar que “no sólo las personas han estado bien protegidas, sino también las viviendas”.

300 TÉCNICOS TERRESTRES Y 18 MEDIOS AÉREOS

En las labores de extinción, están actuando 18 unidades aéreas entre aviones y helicópteros. Se trata de cinco canadair -uno de la base del Puerto de Pollença y cuatro llegados de Torrejón-, un avión de coordinación, otro avión, un helicóptero de la Unidad Militar de Emergencias, dos más procedentes de Cuenca de la Brigada de Incendios Forestales (BRIF) del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, además de cuatro helicópteros del Govern, tres aviones y otro de vigilancia y coordinación.

Asimismo, están participando en las labores de extinción siete brigadas de la Conselleria de Medio Ambiente y Movilidad, tres vehículos con agua, la Unidad Militar de Emergencias (UME) que aporta 102 personas (una treintena de las cuales están en la línea de fuego) y ocho vehículos con agua. Además, están colaborando 18 personas de la BRIF del Ministerio y técnicos y agentes de Medio Ambiente. Entre los medios terrestres también se cuenta con siete camiones privados con agua y dos palas excavadoras.

En total, están actuando en la zona unas 300 personas -150 de las cuales trabajan en primera línea del incendio- pertenecientes a los Bomberos del Consell Insular de Ibiza, Emergencias, Protección Civil, la Guardia Civil, la Conselleria, y la UME, entre otros organismos.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.