Mueren dos Guardias Civiles en Afganistan

Dos guardias civiles han fallecido tiroteados por un policía afgano en la base de la OTAN que se encuentra bajo control de las tropas españolas en la ciudad de Qala e Naw, situada en la provincia de Badghis. Son el capitán José María Galera Córdoba, de 33 años de edad, nacido en Albacete y su compañero, el alferez Leoncio Bravo Picayo, de 34 años y natural de A Coruña.

Al parecer, los guardias civiles, un capitán y un alférez, estaban realizando tareas de formación de la Policía afgana y uno de los alumnos ha tiroteado a los dos agentes, además de a su intérprete. Los tres han fallecido. Posteriormente, otros guardias civiles han disparado al agresor, que también ha muerto.

El capitán y el alférez forman parte del Grupo de Acción Rural de la Guardia Civil, con base en Logroño, desplazado a Afganistán para tareas de formación de la Policía. El capitán, de 33 años, nació en Albacete, mientras que el alférez, de 34, era originario de A Coruña.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha transmitido sus condolencias a la familia de los fallecidos y a todo el cuerpo de la Guardia Civil.

EL GOBERNADOR DE BADGHIS CONFIRMA LA MUERTE DEL POLICÍA AFGANO

Por su parte, el gobernador de la provincia afgana de Badghis (noroeste), Dilbar Jan Arman, ha confirmado la muerte de un policía afgano por disparos de tropas españolas durante un tiroteo registrado en una base de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad(ISAF) bajo control de las tropas españolas, lo que provocó que una turba de al menos mil manifestantes intentara asaltar la base, añadió.

Según el gobernador, el policía afgano fue disparado por las tropas españolas después de que éste abriera fuego contra ellas durante un ejercicio de tiro en la base ubicada en la capital provincial, Qalay e Naw, próxima a la frontera con Turkmekistán. Dos guardias civiles, así como su intérprete, de nacionalidad española, fallecieron en el tiroteo, según ha confirmado el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba.

A partir de ahí, miles de manifestantes acudieron a las inmediaciones de la base y, según vecinos, llegaron incluso a prender fuego a parte de las instalaciones. Al parecer, la turba se dirigió también a la casa del alcalde. Uno de los manifestantes dijo que se han producido víctimas entre los concentrados después de que las tropas que se encontraban dentro de la base disparasen contra ellos.

Por el momento, la ISAF no tiene datos sobre incidente, aunque está comprobando las informaciones, según un portavoz. Por su parte, un portavoz del Ministerio del Interior en Kabul dijo que estaba al corriente de la manifestación, pero que no disponía de más información.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.