Desde Ibiza acusan al Govern de “falta de humildad y desconocimiento” en la gestion del incendio de Benirrás

El alcalde de Sant Joan de Labritja, Antoni Marí Marí, ‘Carraca’, efectuó esta mañana un balance de las actuaciones impulsadas por el Govern en los trabajos de extinción del incendio de Benirrás que, afirmó, “hubiesen sido más efectivos y se habrían cobrado menos daños materiales si hubiesen contado con la experiencia y conocimiento de los vecinos, y principales afectados en esta tragedia, y de las autoridades locales del Consistorio”.

El primer edil de la localidad lamentó la falta de información transmitida “tanto a esta corporación como a las víctimas”, y el uso partidista de algunos dirigentes políticos que “convocaban ruedas de prensa nada más aterrizar en nuestro municipio, con una muestra absoluta de falta de humildad y conocimientos del suceso”. Marí Marí añadió que “por el contrario todos y cada uno de los Ayuntamientos de esta isla se han puesto a nuestra disposición para ayudarnos en cuanto estaba en su mano, algo que nos consuela”.

El alcalde de Sant Joan de Labirtja lamentó “el protagonismo que han querido acaparar algunos ejecutivos, en un caso tan desolador, en vez de actuar protegiendo nuestro entorno, para evitar estos hechos tal y como llevamos años reclamando”. “Estuvimos en la base de operaciones de forma continua, poniéndonos a disposición de quien hiciera falta para orientar a los técnicos y optimizar los trabajos, e incluso yo mismo me desplacé hasta una zona con un policía local desde donde les indicamos que sería correcto hacer un cortafuegos para que el incendio no se extendiera”, propuestas que no fueron escuchadas, deploró el alcalde, quien finalmente se dirigió vivienda por vivienda a atender a los vecinos que “tampoco estaban siendo informados como merecerían”.

Marí Marí hizo entrega a los periodistas de los últimos escritos remitidos a la Dirección Insular de la Administración General del Estado en los que el ejecutivo local solicitaba ayuda para evitar las fiestas ilegales que se producen desde hace años en la Cala de Benirrás. “Un Ayuntamiento de 5.000 habitantes, que carece de grúa, y cuenta con tres policías locales, no puede controlar este tipo de concentraciones”, matizó el primer edil de Sant Joan “y es ahí donde deben actuar el resto de administraciones, en velar por el mantenimiento y protección de nuestros espacios protegidos, no sólo aplicando leyes y moratorias, sino impidiendo que hechos como estos ocurran”. Ahora, concretó, “es imprescindible que nos unamos como una piña para devolver a Benirrás a su estado original”, causa por la que manifestó su esperanza en que “a pesar de que no hayan contado con nosotros para frenar este desastre, sí que lo hagan en sus labores de recuperación”.

Marí Marí agradeció, durante la rueda de prensa, a los vecinos de Sant Joan su colaboración y su “serenidad, saber estar y conocimiento”, gracias a cuya participación “se han evitado daños personales”. También mostró su gratitud a las Fuerzas de Seguridad del Estado, Bomberos, Ibanat y UME (Unidad Militar de Emergencias), “por su profesionalidad e implicación en este incendio, ya que sin ellos el control del mismo no hubiera sido posible”. El primer edil extendió este reconocimiento a las agrupaciones de voluntarios de Protección Civil de Sant Joan de Labritja “por las horas y días en los que sin apenas descansar han ayudado a profesionales y afectados”, así como al resto de Ayuntamiento de la isla, y en especial al ejecutivo de Santa Eulària y a su primer edil, Vicent Marí, “por su cooperación sincera y desinteresada”.

El alcalde de Sant Joan de Labritja deploró que, desde el pasado domingo, “un desfile de dirigentes del Govern que nunca habían estado aquí se hayan dedicado a hablar y a destacar la pérdida que ha sufrido el archipiélago, para simular que gracias a ellos este incendio no ha sido mayor, cuando la realidad es que quienes han trabajado para que no tengamos daños personales han sido vecinos y voluntarios, y los responsables de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado que se han dejado la piel en ello, aunque no sean los protagonistas de ningún periódicos”.

El alcalde de Sant Joan de Labritja concluyó que toda la corporación del Consistorio está desolada “ya que para preservar el medio ambiente hay que adelantarse, y diseñar políticas que permitan mantener nuestro territorio a salvo de grandes amenazas como esta”. Por ello el primer edil agregó que es preciso que se diseñe un modelo que garantice un mayor grado de protección paisajística e incentive a los propietarios para que sus propiedades se conserven en un estado óptimo. “El abandono del territorio es nuestro mayor enemigo”, añadió, un hecho que, lamentó “tenga que abordarse, como siempre, después de una tragedia”.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.