El Consorcio de la Playa de Palma compensará con más de 290 millones a los propietarios de las 360 viviendas

El Consorcio de la Playa de Palma destinará unos 290 millones de euros a las actuaciones encaminadas a compensar a los propietarios de las 360 viviendas afectadas por el proyecto de reforma, que incluye acciones de esponjamiento, nueva construcción, permutas o indemnizaciones económicas.

La gerente del Consorcio, Margarita Nájera, ha explicado que se “compensará adecuadamente” a los afectados y buscando el “acuerdo individual” atendiendo a las características concretas de cada caso. “Cuando se habla de expropiación la gente se asusta pero planteamos un traje a la medida en cada uno de los casos”, ha remarcado.

Además, ha indicado que el proyecto de reconversión contempla tres fases diferentes, de manera que ya se ha completado la primera y se está desarrollando la segunda en la que se está debatiendo el documento urbanístico que “analiza calle por calle”. Éste se encuentra en exposición pública de forma que hasta el próximo 6 de octubre se pueden presentar alegaciones. Este plazo “creo que es suficiente” aunque se podría “alargar”, ha señalado la gerente.

A partir de esta fecha y hasta, aproximadamente, el mes de diciembre, se abrirá un periodo de reflexión en el que se analizarán todas las aportaciones recibidas, el Consorcio hará una propuesta y las instituciones implicadas deberán adoptar la “decisión final”.

En este sentido, Nájera ha apuntado que los Ayuntamientos de Palma y Llucmajor tendrán que emitir un informe obligatorio y vinculante. “Nosotros no decidimos, nosotros proponemos. No es el Plan Nájera, es el plan de cinco administraciones”, ha hecho hincapié.

SES FONTANELLES

Por otra parte, en relación a la zona de Ses Fontanelles, ha dicho que entre el 40 y el 50 por ciento de superficie en la que se permitía el centro comercial se trasladará a otro espacio que no cuenta con los valores paisajísticos de este. No obstante, por el momento únicamente se tiene un “principio de acuerdo” que tendrá que ser ratificado por la junta rectora.

Las 33 hectáreas restantes se recuperarán como espacio público y “la idea es que sea un gran parque urbano”. Según ha remarcado Nájera, se está negociando con el Ministerio de Medio Ambiente sobre la posibilidad de que este suelo pase a ser de dominio público y parte de la compensación “venga a través de los Presupuestos Generales del Estado”.

Esta propuesta de Ses Fontanelles es una de las que ya hay sobre la mesa de cara a la tercera fase del proyecto de reforma que consiste en la ejecución. Además, existen otras como el “gran centro cultural especializado en temas del mediterráneo”, así como la peatonalización de algunas calles.

Nájera, quien se ha mostrado confiada en que no se va a “romper el consenso institucional” porque es un “proyecto que interesa a todo el mundo”, ha negado que la reforma únicamente vaya a afectar a los vecinos y ha destacado que también está previsto que lo haga a una docena de hoteles con cerca de 4.000 plazas.

En cuanto a las declaraciones de la alcaldesa de Palma, Aina Calvo -con la que, según ha dicho, habló por teléfono este jueves- en las que afirmó que “respetaría” la voluntad de los vecinos, Nájera ha indicado que los ayuntamientos y los partidos políticos deben estar “cerca de los ciudadanos”. Sin embargo, ha destacado que la decisión que se debe tomar se tiene que adoptar “en frío, para no equivocarse”.

SIN DIRECTRICES POR PARTE DEL PSOE

Asimismo, ha negado recibir “directrices” por parte de su formación política porque “mi papel es de proponer” y de “proponer la mejor solución posible”.

En relación a las 91 viviendas que se prevén derribar en Can Pastilla para construir un aparcamiento subterráneo y un paseo, la gerente del Consorcio ha explicado que entre las dos calles afectadas -Sant Antoni de la Platja y Horaci- hay un espacio de 320 metros cuadrados que “funciona como muralla” y, por tanto, no permite la conectividad en la zona y genera problemas de fluidez.

Además, ha puntualizado que las nuevas viviendas que se permuten estarán en un radio de entre 200 y 300 metros de los inmuebles antiguos. En cuanto al parking, ha declarado que no hay ningún problema en su construcción ya que “aparcamientos por debajo del nivel del mar hay muchos, no es un problema técnico o económico”.

Nájera también ha explicado que se desea obtener la financiación de los Presupuestos Generales del Estado para el establecimiento de un sistema de almacenaje y reparto en la zona para que exista una “nueva movilidad de las mercancías”.

“Seguramente me habré equivocado en muchas cosas” pero “creemos que estas propuestas son las que se necesitan”, ha alegado la gerente del Consorcio en relación a las críticas recibidas durante los últimos días. “Los procesos de estas características son dolorosos” por lo que “hemos tratado de ser cautos al ser un proyecto que busca la prosperidad para todos”.

Según ha hecho hincapié su objetivo es convertir un destino turístico maduro en próspero y sostenible, tal y como los planteamientos futuros van a exigir.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.