El 60% de los comerciantes cree que este verano le ha ido peor que el 2009

El 60,53 por ciento de los comerciantes de Baleares considera que los resultados económicos obtenidos durante la presente temporada turística en el ámbito comercial han sido peores respecto al mismo periodo de 2009, mientras que un 28,95 por ciento cree que siguen igual, tal y como se desprende del ‘Informe 2010’ elaborado por la Federación de Empresarios de Comercio de Baleares (Afedeco) mediante una encuesta realizada a 321 de sus 570 asociados para conocer su valoración en cuanto a los meses de verano.

En rueda de prensa, el presidente de la patronal, Bartomeu Servera, ha explicado que el 39,48 por ciento de los consultados ha calificado de mala o muy mala la actual campaña estival (el 28,95 por ciento cree que es mala y el 10,53 por ciento, muy mala), si bien el 73,68 por ciento ha manifestado que los resultados del presente ejercicio (2010) han empeorado respecto a años anteriores, frente a un 13,16 por ciento que cree que se mantienen y otro 13,16 por ciento que afirma que han mejorado.

Por lo que se refiere a los efectos de esta situación en los negocios, Servera ha destacado que el 34,21 por ciento de los comerciantes tiene intención de reducir su plantilla, mientras que el 65,79 por ciento restante asegura que mantendrá el número de empleados actual (una cifra que, según el presidente de Afedeco, “ya está bien”), de lo que se deriva que ningún establecimiento se plantee contratar a nuevos trabajadores. Ante esta situación, ha señalado que los comercios de las islas “no tienen ninguna facilidad” para mantener el empleo.

En cuanto a la posible salida de la crisis, el 73,68 por ciento ha negado haber percibido ningún indicio de recuperación económica “tangible o importante”, frente al 15,79 por ciento que ha notado signos de mejoría; al tiempo que un 84,21 por ciento ha asegurado que será a largo plazo cuando se comiencen a registrar datos positivos, mientras que el 13,16 por ciento cree que esta situación se alcanzará a medio plazo.

En esta línea, el 40 por ciento de los encuestados ha apostillado que la mejora no se producirá hasta dentro de dos años, si bien el 35 por ciento considera que la crisis concluirá dentro de cuatro o cinco años, frente a un 20 por ciento que cree que tardará más de un lustro y un 5 por ciento que no prevé cambios en el ciclo económico.

Así, Servera ha apuntado a las dificultades con las que se encuentran estos empresarios a la hora de conseguir liquidez como una posible causa de la actual coyuntura, al comentar que “se sigue endureciendo” la concesión de créditos, lo que provoca que las pequeñas entidades lo pasen “francamente mal”.

Del mismo modo, ha recalcado que, en los negocios familiares, hay “poca vocación de continuidad” puesto que éstos ya no se transmiten de generación en generación ante la falta de recursos existentes para incluir a los hijos dentro del organigrama empresarial. Con todo, el representante de los comerciantes ha concluido que actualmente está aumentando “de forma muy alarmante” el cierre de comercios en Baleares.

En relación al presente mes de septiembre, el presidente de Afedeco ha reconocido, no obstante, que será “mejor” que el del año pasado, aunque ha recordado que el “problema” sigue siendo el conjunto de caídas acumuladas durante los meses anteriores respecto a los mismos meses de 2009. El resultado de todo ello ha sido, según ha remarcado, que las ventas hayan disminuido un 19 por ciento y los comercios hayan reducido sus plantillas en un 10 por ciento durante los últimos dos ejercicios.

VENTA AMBULANTE EN ZONAS TURÍSTICAS

Por otra parte, Servera ha asegurado que esta situación está siendo agravada por la venta ambulante ilegal, una práctica que, a su juicio, es objeto sistemático de “denuncias sin respuesta” ante las autoridades y las fuerzas del orden, lo que provoca que las perspectivas de los empresarios “se compliquen aún más”.

En este sentido, ha apostillado que este fenómeno genera una imagen “poco recomendable” de las zonas turísticas, ya que los vendedores “bombardean” a los clientes acomodados en las terrazas de los bares y restaurantes para tratar de venderles objetos de todo tipo.

Ante esta problemática, ha considerado que, si bien “esta pobre gente” (en alusión a los vendedores ambulantes) “tiene que comer y sobrevivir”, “no es posible” que desarrollen su actividad al entender que “va en contra de los intereses de los que pagan impuestos”.

Al ser preguntado sobre la subida en julio del gasto turístico en un 12 por ciento anunciada por el Gobierno central, el responsable de la patronal ha remarcado que “no hay que creerse todo lo que dicen los ministerios” puesto que, en su opinión, “de vez en cuando no aciertan”. En esta línea, ha explicado que, a pesar de que hayan subido las cifras de ocupación hotelera y el número de turistas que llegan a las islas, “no casa” que pueda aumentar “de forma espectacular” el consumo interno teniendo en cuenta que Baleares cuenta con un mercado de bajo precio. “Yo no me lo creo”, ha añadido sobre esta cuestión.

En otro orden de cosas, Servera ha comentado también la construcción del eje cívico de la calle Fábrica (que prevé la peatonalización de algunas calles del barrio palmesano de Santa Catalina), sobre la que ha afirmado que los vecinos “siempre tienen razón” al oponerse a esta actuación, si bien ha matizado que “si queremos vivir del turismo, tendremos que aprender a sufrir y a sacrificarnos un poco” ante las posibles molestias que podría generar esta reforma.

COMPARTIR

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.