El Gobierno mantendrá intacta su política antiterrorista

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado que el modelo de treguas ya no vale porque ETA se encargó de romperlo y aseguró que no se fía del comunicado de ayer de la banda al tiempo que advirtió de que su Departamento no cambiará “ni una coma” su política antiterrorista.

“ETA para porque no puede más y lo hace después del desmantelamiento de la base de Óbidos (Portugal) y el desmantelamiento de otra base en Gerona, ETA para para reconstituirse, nadie puede engañarse. No nos podemos fiar y eso hace que el Gobierno esté escéptico y que el Ministerio del Interior mantenga intacta su política antiterrorista, no vamos a cambiar un ápice nuestra política antiterrorista, ni una coma”, ha asegurado el ministro en su intervención de los desayunos de TVE recogida por Europa Press.

El ministro ha coincidido con la mayoría de los análisis al calificar el comunicado como “insuficiente” y ha anunciado que esa es la impresión “no sólo del Gobierno, sino de los partidos”. Considera que la banda se ha quedado corta respecto “a lo que sectores de la izquierda abertzale venían preconizando y a los mínimos democráticos impuestos a Batasuna para volver a las elecciones”. “ETA tiene que dejar la violencia del todo y este comunicado está muy lejos de esos mínimos”, ha apostillado.

Según ha expresado, “la tregua como un concepto de paz para abrir un proceso de diálogo está muerto, eso ya no vale porque ETA se encargó de que no valga, ETA lo rompió y lo hizo tres veces”. Rubalcaba se ha referido especialmente a la última ruptura con el atentado de la T4. “Esa ruptura es la que nos trae aquí. ETA no quiere dialogar, sino imponer y a muchos sectores les hizo caerse del guindo y decir: ‘con esta ETA no vamos a ningún sitio”, ha considerado Rubalcaba para quien “el debate interno” entre los terroristas “es fruto de la tregua de 2006”.

“ESTRATEGIA DE PASOS”

En cambio Rubalcaba no ha descartado que la banda pueda haber elegido “una estrategia de pasos”, pero ha dejado claro que “al Estado lo que le corresponde es perseguir a los terroristas. Lo que haga a Batasuna y ETA les corresponde sólo a ellos. No hay que echarles ninguna mano, que lo resuelvan ellos, pero Batasuna tiene que tomar una decisión porque con ETA del brazo no va a ir a las elecciones”.

En este punto, se ha referido a la “vieja lógica de ETA” para interpretar que la banda podría estar “preparando una posible vuelta a las armas”. “Lo que dice es ‘yo me ofrezco y en unos meses o un año vuelvo a las armas porque el Estado es el malo, el que no se ha querido sentar a negociar”, ha dicho sobre la invitación al diálogo con el Ejecutivo incluida en el comunicado de la banda.

Así, ha restado validez a la interpretación optimista del comunicado realizado ayer por Izquierda Abertzale asegurando que “quien lo tiene que decir es ETA”. “En el año 2006 ni te cuento lo que dijo la Izquierda Abertzale y al final, como dice la canción, llegó ETA y mando parar”.

“ESCUCHO A LA IZQUIERDA ABERTZALE”

“Escucho lo que dice la izquierda pero prefiero remitirme a los hechos que es una ETA que no reniega de su pasado, asume el liderazgo, vuelva a sus fantasmas y no deja de lado sus objetivos que son inalcanzables”, ha matizado al tiempo que ha recordado como en el pasado ya se confió en que Batasuna “pudiese llevar a ETA al redil democrático y eso no ha sido así”.

El ministro cree que “siempre hay que tener en la cabeza” la posibilidad de que se trate de otra “trampa” de la banda. “Por eso digo que ojo y que cuidado, lo que nos dicen es que hubo un ‘parón técnico’ y si fueron capaces de romper una tregua, imagínese un parón que además es una ofensa”, ha explicado el ministro, quien recordó al agente francés Jean Serge Nerin, asesinado por la banda en marzo en una acción que los terroristas calificaron de “fortuita”.

En este sentido, el ministro insistió en que “no se ha cambiado un ápice la posición del Ministerio porque cabe que todo sea reversible”. “No me fío un pelo porque tengo razones”, ha reiterado.

CRÍTICAS AL PP

Una vez más ha dicho que “es claro” que nadie del Gobierno ha negociado con ETA y respondió a las acusaciones que en ese sentido volvió a realizar ayer el dirigente del PP, Mayor Oreja. Según Rubalcaba, esas declaraciones se sitúan más “en el terreno de la psicología o la patología”, le comparó con Aznar y le pidió que sea “sensato y responsable porque debilita la lucha antiterrorista”.

Preguntado acerca de si logrará el consenso del PP para que Batasuna vuelva a las instituciones tras una hipotética ruptura con ETA, el ministro ha explicado que “hay dos aspectos que van enlazados pero son razonamientos distintos: el político y el jurídico”.

Se ha referido a que “si Batasuna rompe fehacientemente con ETA y abandona su apoyo a la violencia y pasa a ser un partido que defienda la independencia del País Vasco por vías democráticas los tribunales no tendrán ninguna objeción que hacerle y eso va más allá del acuerdo político”. “Eso no es competencia ni del Gobierno ni del PP”, ha dicho.

Asimismo, ha aprovechado para confesar su rechazo a las declaraciones de algunos dirigentes y en especial del PP que condicionan su apoyo al Gobierno a que Batasuna no esté en las instituciones. “Reconozco que hay veces que me llevan los demonios”.”Es que escuchas de vez en cuando a dirigentes del PP que dicen que ‘la prueba del nueve’ de su apoyo es que Batasuna no se presente. Será si hay pruebas”, ha dicho en otro momento de la entrevista.

Recordó que “en términos políticos Batasuna es ilegal porque es parte de ETA, entonces para ser legal tiene o que romper con ETA definitivamente o convencerla de para que deje las armas definitivamente”.

DIFÍCIL ROMPER

En este punto el ministro entiende que “es muy difícil para Batasuna romper, unos por miedo, otros porque pierden una conexión histórica que les perjudica hasta electoralmente, no quiere romper porque la actitud de Batasuna es traer a ETA al mundo democrático”, y cree que “a ETA tampoco le interesa romper porque el día que rompa empieza a ‘grapizarse’ al perder la base social”. “Lo que nos interesa es que ETA deje la violencia y mientras ETA no deje la violencia o Batasuna no rompa con ETA, Batasuna no estará en las instituciones eso lo tengo clarísimo”, ha zanjado.

Pese a todo ha declarado que “en lo esencial, los partidos políticos están de acuerdo en decirle a ETA ‘o lo dejas o te haremos dejarlo'”. Incluyó en este acuerdo al PNV con el que habla de terrorismo, pero ha desvinculado ese entendimiento de la negociación sobre los presupuestos.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.