UGT y Comisiones convocan la huelga general

Los sindicatos mayoritarios han registrado en el Ministerio de Trabajo la convocatoria de huelga general del próximo 29 de septiembre, a su juicio, la más justificada de la democracia, y han advertido de que, aunque se celebrará una vez aprobada la reforma laboral, puede tener efectos económicos y sociales.

En una comparecencia conjunta a las puertas del departamento que aún dirige Celestino Corbacho, los secretarios generales de CC.OO. y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, calentaron motores y explicaron los puntos principales del documento de 10 páginas con el que ha quedado registrada la quinta huelga general de 24 horas de la Democracia.

El primero en intervenir fue el líder de CC.OO., quien aseguró que si cuando se anunció la convocatoria “ya había motivos suficientes”, en estos momentos hay “razones renovadas” tras el “despropósito” que, en su opinión, ha supuesto la “tramitación apresurada de la reforma laboral”. “Se ha endurecido durante la tramitación”, aseguró.

En este sentido, Toxo aseguró que el principal objetivo de la huelga es “hacer reversible” la nueva regulación del mercado laboral. Así, “frente a los que quieren trasladar que la huelga general ya no cobra sentido porque la reforma laboral ya estará aprobada”, recordó que todas los paros de este tipo realizados hasta la fecha “tenía un sentido y han tenido efectos en términos económicos y sociales”, en especial la de 2002, que obligó al Gobierno a dar marcha atrás con el ‘decretazo’.

“Las cosas no tienen por qué ser diferentes” el próximo 29 de septiembre, añadió. Y es que, según el secretario general de CC.OO. los datos hablan por sí solos y las cifras de paro y afiliación de los últimos dos meses reflejan que la reforma laboral no crea empleo y sólo está ayudando a “impulsar con renovados bríos” el uso de los contratos temporales.

“(Que se creará empleo) ya no se lo cree ni el Gobierno, que ha abdicado de este objetivo”, aseguró antes de apostillar que la reforma laboral es “la más lesiva e injusta de la Democracia”.

Por su parte, el secretario general de UGT insistió en que la reforma laboral no va a lograr resolver los problemas del mercado laboral, sino que, por el contrario, va a acrecentar la precariedad de los contratos y será un “instrumento que puede producir una gigantesca operación de sustitución de los empleados más maduros por otros contratos en precario”.

“A lo largo de la historia de las huelgas generales, ésta está más que justificada”, añadió Méndez, quien aseguró que “en pocas ocasiones” se ha producido un “paquete” de razones tan amplio para convocar un paro de esta naturaleza. “Es una huelga muy necesaria”, añadió.

“ENTRE DÉFICIT Y EMPLEO NOS QUEDAMOS CON EL EMPLEO”.

El documento presentado por los sindicatos también incluye entre las razones de la convocatoria el rechazo a las medidas de ajuste del gasto público, la propuesta de reforma de las pensiones, con la ampliación a los 67 de la edad de jubilación, o la intromisión del Gobierno en la reforma de la negociación colectiva a través de la reforma laboral.

Méndez consideró que los recortes suponen “sacrificios injustos” y una “desdicha económica”, mientras que Toxo aseguró que suponen una “senda contraria” a la tomada por otros países, como EE.UU., que aportará 39.000 millones de euros para invertir en infraestructuras. Por ello, apostó por movilizar los recursos públicos, “escasos, pero disponibles”, al servicio del empleo. “Entre déficit y empleo, nosotros nos quedamos con el empleo”, apostilló.

Mención especial mereció la negociación colectiva. Al respecto, Toxo alertó de que las modificaciones introducidas en las disposiciones que contempla la reforma laboral dejan sin protección a las pymes, al tiempo que refuerzan el poder coercitivo de las empresas, hasta un punto que “ni siquiera soñaban” y que tampoco habían pedido. “Esto lo ha puesto en marcha el Gobierno”, aseguró.

EL ACTO DEL JUEVES CONVOCARÁ A 15.000 SINDICALISTAS.

Una vez presentado el documento principal en el Ministerio de Trabajo, los sindicatos realizarán otras 70 convocatorias ante la Presidencia del Gobierno, la vicepresidencia de Administraciones Públicas, la CEOE, Cepyme o las comunidades autónomas.

Inmediatamente comenzarán las negociaciones para establecer los servicios mínimos, que los sindicatos esperan se determinen con la mayor prontitud para dejar resueltos los posibles recursos lo antes posible.

Mientras todos estos trámites se llevan a cabo, los sindicatos han organizado para el próximo jueves, día 9 de septiembre, un acto masivo que, según sus previsiones, concentrará a más de 15.000 personas en el Palacio de Vistalegre de Madrid, coincidiendo con la aprobación en el Congreso de la reforma laboral. Según Toxo, este acto servirá para dar el impulso definitivo a la convocatoria de huelga general.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.