Pebre de tap de cortí en Son Boter

La Fundació Pilar i Joan Miró cubrirá la fachada del estudio de J. Miró de Son Boter (s. XVIII) de pimientos en una campaña en colaboración con Slow Food en las Islas Baleares del 16 de septiembre a 31 de octubre. El objetivo es retomar el cultivo de este producto tan ligado a nuestra cultura gastronómica.

Con la voluntad de recuperar un producto emblemático del patrimonio inmaterial de nuestra cultura, nace la propuesta de instalación de este tipo de pimientos en Son Boter, en colaboración con Slow Food en las Islas Baleares.

Son Boter es una casa de arquitectura mallorquina del siglo XVIII, rodeada de bancales y enormes pinos y la visión hacia un mar azul y luminoso. En el conjunto de la Fundación, Son Boter es un lugar emblemático que ejercía una poderosa fascinación en Miró por su trasfondo de la fuerza payesa mallorquina y el paisaje mediterráneo.

En la obra de Joan Miró, el campo de Tarragona y, después, Mallorca representan la fuente de inspiración de su trabajo. El artista fue construyendo la base de su lenguaje a partir de la búsqueda del poder energético de la naturaleza y de la tierra. Supo escuchar el silencio de los paisajes queridos, admirar los ciclos de las plantas y descubrir la vida secreta de cada cosa. Todo ello inspiró en Miró una intensa y atávica identificación con la tierra y el paisaje.

Reivindicar desde Son Boter los cultivos de “pebre de tap de cortí” en nuestra isla, “parece un acto de fidelidad al pensamiento de nuestro fundador” indican desde la Fundació. Como él nunca se cansó de repetir, “se trata de anclar bien fuerte los pies en la tierra, para ser capaz de volar cada vez más alto”. En definitiva, apuntan, hay que saber escuchar la llamada de la tierra para salvaguardar nuestro patrimonio inmaterial.

1 Comentario

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.