El Gobierno, dispuesto a traspasar las bonificaciones empresariales a Balears y a otras comunidades

El secretario de Estado de Cooperación Territorial, Gaspar Zarrías, ha adelantado que el acuerdo alcanzado entre el Gobierno y el PNV abre un nuevo camino por el que podrán circular otras comunidades autónomas, que también podrán solicitar la transferencia de la gestión de las bonificaciones empresariales a nivel autonómico.

En una rueda de prensa junto al secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, Zarrías ha explicado que este camino se abre para aquellas comunidades que manifiesten esta voluntad y que tengan “plenos títulos competenciales” en sus estatutos para hacerlo.

Esto supone que podrán hacerlo todas aquellas que han pasado al estatuto de segunda generación, como Cataluña, Andalucía, Baleares, la Comunidad Valenciana, Aragón y Castilla y León, así como todas las que vayan modificando su estatuto. “No hay ningún tipo de discriminación o favoritismo”, ha señalado.

Según Zarrías, se procederá en los mismos términos con aquellas comunidades que lo soliciten Además, ha recordado que también se ha abierto otro debate sobre la transferencia de la inspección de trabajo, una materia que también se ha trasferido ya a alguna comunidad autónoma, como Cataluña.

El acuerdo cambia así la gestión de las bonificaciones autonómicas, pero no permite a las comunidades modificar las bonificaciones contempladas en la legislación estatal, que sólo podrán cambiarse desde el Gobierno central.

Por su parte, Granado ha negado que el acuerdo al que ha llegado el Gobierno con el PNV suponga la ruptura de la caja única de la Seguridad Social y ha asegurado que el País Vasco compensará al sistema el uso que haga de las bonificaciones. “Es un acuerdo que mantiene inalterada la caja, no es que no afecte, es que no si quiera roza de lejos”, ha indicado.

Sin embargo, no ha precisado cómo compensará el País Vasco al Estado porque hay diversas posibilidades en estudio, como a través de los flujos financieros que ya existen con un sistema de compensación de ingresos y gastos o con un sistema de certificación mensual.

Lo que sí ha dejado claro es que se establecerá el sistema que suponga un menor coste para la Seguridad Social y que será más fácil con las comunidades de régimen común que lo soliciten porque se podrá hacer a través del Tesoro Público.

UNA “REITERADÍSIMA EXIGENCIA”.

Según Granado, con este acuerdo se da cumplimiento a una “reiteradísima” exigencia de organizaciones empresariales y sindicales y se favorece que el sistema de gestión de fondos de desempleo se parezca cada vez más al sistema de gestión de la Seguridad Social porque permite separar la finalidad de las cotizaciones al desempleo de las de las políticas activas.

“Las cotizaciones servirán mejor que nunca para lo que siempre lo han hecho”, ha indicado, tras insistir en que es un acuerdo de ejecución y gestión que no altera los fundamentos del sistema ni supone una modificación del mismo.

Por este motivo, Granado se ha manifestado con una “rotundidad absoluta” al decir que los que mantienen que se está atentando contra la unidad de la caja única “están equivocados o no dicen la verdad”.

ANTES YA SE HACÍA.

De hecho, ha asegurado que muchas comunidades tienen incentivos al empleo en forma de subvenciones que condicionan al cumplimiento de las obligaciones con la Seguridad Social y que, a veces, tienen forma de reducción de cotizaciones o de bonificaciones.

“No es lo más habitual, pero no quiere decir que sea infrecuente”, ha señalado Granado, tras recordar que esto se ha hecho siempre con distintos colectivos y que se trata de medidas que han contado con el apoyo de todos los grupos. “Nunca ha dado ningún problema”, ha añadido.

Llegado este punto, el ‘número dos’ del Ministerio de Trabajo vio “sorprendente” que algunos políticos que han gobernado en otras épocas se “rasguen ahora las vestiduras” y digan que el Gobierno ha creado un “elemento de quiebra” de la Seguridad Social.

ACUERDO “TRANSPARENTE Y CRISTALINO”.

En esta misma línea se ha manifestado Zarrías, que ha considerado el acuerdo con el PNV “absolutamente transparente, cristalino y con encaje exacto en la Constitución”. De hecho, ha afirmado que pone fin a una anomalía porque el País Vasco era la única comunidad que hasta ahora no había recibido el traspaso de las políticas activas.

“Hasta ahora estaba un paso atrás”, ha indicado, tras mostrarse “muy satisfecho” por conseguir un acuerdo que beneficia a todos los ciudadanos vascos y que da al gobierno autonómico más instrumentos para combatir el desempleo en Euskadi.

Según Zarrías, el gobierno vasco ha estado informado en todo momento y el PNV no solicitó en ningún momento la ruptura de la caja única porque se sabía que era una “línea roja” que el Gobierno no estaba dispuesto a traspasar. “No se ha roto la caja única, lo que sí se ha roto es la caja de las mentiras del PP, que ha quedado totalmente al descubierto”, ha indicado.

De la misma forma, ha celebrado que el acuerdo con el PNV permita la aprobación de los Presupuestos de 2011, un elemento más que servirá para superar la crisis cuanto antes, y ha defendido la legitimidad del Gobierno para negociar las cuentas del año que viene. “Todos los Presupuestos se han negociado”, ha recordado.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.