Alemany al juez Castro: “La Agencia Balear de Noticias ha sido la sociedad más decente de los treinta años de la Democracia”

El periodista Antonio Alemany, imputado en la pieza número 2 del caso Palma Arena, ha subrayado que la subvención que en 2006 percibió del Govern una de sus sociedades, la Agencia Balear de Noticias (ABN), ha sido “de lo más decente en los treinta años de la Democracia”, respaldándose para ello en la numerosa documentación que ha presentado durante la declaración efectuada a petición propia ante el titular del Juzgado de Instrucción número 3, José Castro.

Alemany, imputado en el segundo de los 25 flecos en que se divide el caso Palma Arena, ha comparecido durante hora y media ante el magistrado y en su declaración ha afirmado que sin esta aportación pública, que según certificó el grupo de delincuencia económica de la Policía Nacional fue de 270.000 euros, el proyecto para la gestión de ABN hubiera sido inviable. Así, ha aseverado que el dinero se destinó a la contratación de quince trabajadores así como a cubrir los gastos “de una empresa innovadora”, según han informado fuentes del caso a Europa Press.

El encausado, asistido por el letrado Javier Fernández, ha negado de este modo que la subvención abonada fuese de 449.734 euros, cifra que arrojó el juez en uno de sus autos, al tiempo que ha explicado de forma pormenorizada el funcionamiento tanto de ABN como de otra de sus empresas, Libertad Balear -cuya editora es Libbal Comunicación-, dos sociedades “independientes entre sí, como ha quedado acreditado documentalmente”, según ha defendido.

En esta misma línea, Alemany ha aseverado ser apoderado de ambas empresas y al respecto ha subrayado que “no puede haber más publicidad como la registral” a la hora de acreditarlo. Tal y como ha manifestado, la similitud entre ambas sociedades radica en que cuentan con los mismos accionistas, aunque ha apuntado que, en contra de las acusaciones de que ABN se ha hecho servir para financiar a Libertad Balear, “es aquélla la que sí necesita de Libertad Balear ya que ésta es la que se suscribe para la obtención de noticias”.

El que fuera durante la pasada legislatura asesor externo del ex presidente del Govern, Jaume Matas, ha negado asimismo de forma rotunda haberse servido de presuntos testaferros en sus sociedades, en referencia a sus sobrinos Miguel y Lucía Oliver, quienes ya prestaron declaración ante Castro en calidad de imputados. Es más, ha explicado que si fue su sobrino quien en nombre de ABN la gestionó, es porque era el administrador único de la entidad y detentaba el capital social.

“Es intolerable y un sarcasmo de mal gusto que, tras cincuenta años de profesión, se viertan contra mí conceptos como el de los testaferros”, ha manifestado el propio Alemany en declaraciones a Europa Press posteriores a su comparecencia. “Siempre he dado la cara y todo ha quedado probado documentalmente, a lo que se suma el trabajo que he llevado a cabo en mis cincuenta años de experiencia”, ha enfatizado el periodista, sobre quien pesan los preuntos delitos de malversación de caudales públicos, prevaricación y falsedad documental.

Cabe recordar que, de forma paralela, las investigaciones de esta pieza giran en torno a la contratación de Alemany por parte de Matas a través de la empresa de publicidad Nimbus de forma supuestamente amañada. Y es que, de acuerdo a las pesquisas, el Govern tramitó por vía de urgencia a principios del pasado mandato un concurso público para un proyecto de asesoramiento, y la única empresa que se presentó al concurso fue Nimbus, que se encuentra bajo investigación judicial por presuntamente mediar en una financiación irregular del PP.

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.