El coordinador de Informática del Inestur facturó 70.000 euros de “horas extras”

El coordinador de Informática del Instituto de Estrategia Turística (Inestur), Carlos Martínez, ha afirmado ante la jueza que instruye el caso Voltor que entre 2007 y 2009 facturó unos 70.000 euros a la empresa dependiente de la Conselleria de Turismo, a través de dos sociedades que creó para poder cobrar las horas extra y el exceso de trabajo que desarrollaba como empleado del Inestur, todo ello, ha recalcado, siempre a instancias de los servicios jurídicos de la empresa pública.

En una comparecencia que se ha prolongado durante más de dos horas, el imputado ha aportado ante la titular del Juzgado de Instrucción número 10, Mari Carmen Abrines, numerosas facturas de los trabajos que le fueron encargados desde el Inestur y que efectuó a través de Mediterránea 2F y TCP-IB Technologic, y ha explicado de forma pormenorizada cada uno de los servicios prestados cuya facturación habría ascendido a unos 62.000 euros -unos 70.000 con IVA-, según han informado fuentes jurídicas a Europa Press.

El encausado, asistido legalmente por Carlos Florit, ha explicado que tras pedir en 2007 un aumento de sueldo en el Inestur o un compañero de departamento, ya que por la mañana se encargaba del mantenimiento de los 50 ordenadores de la empresa y por la tarde del mantenimiento de servidores y de la página web, el responsable económico del Inestur, Álvaro Llompart -quien fue detenido dentro de este procedimiento- le propuso crear una empresa a través de la cual facturar las horas de más porque ya que “no había presupuesto” para reforzar su puesto de trabajo.

Tal y como ha relatado, en la misma línea de lo que ya dijo en la declaración que efectuó el pasado mes de julio en la Policía Nacional, este asunto recibió entonces el visto bueno del ex gerente del Inestur, Antoni Oliver -también imputado- aunque no en un principio de los servicios jurídicos, que finalmente determinaron que Martínez no estaba entre los supuestos de incompatibilidad establecidos por Ley. En cualquier caso, ha aseverado que le advirtieron de que esta posibilidad era factible con un contrato menor de hasta 18.000, como así se formalizó.

El imputado ha recordado que, tras rubricar en 2008 otro contrato por la misma cantidad para el ‘mantenimiento de los servidores de la web de Inestur’, cada vez le fueron encargando desde el Inestur nuevos cometidos que sobrepasaban los 18.000 euros, por lo que de nuevo Llompart le propuso crear otra empresa, en este caso TCP-IB, de la que era administrador único hasta que en 2009 los servicios jurídicos le dijeron que “no quedaba bien” ni era “demasiado estético” que compaginase este puesto con el de informático en Inestur. Tras ello, fue su mujer quien le sustituyó como administradora.

NO CONOCE EN PERSONA A MIQUEL NADAL

Finalmente, Martínez ha sido preguntado sobre si conocía en persona al ex conseller de Turismo Miquel Nadal, lo que ha negado, aunque sí ha señalado que como en 2009 el también ex presidente de Unió Mallorquina (UM) estaba interesado en la instalación de cámaras en las playas por seguridad tras los atentados en Palmanova “en tan sólo una semana”, por lo que ninguna empresa se ofreció para ello en este breve espacio de tiempo. Sólo una vendió los equipos, que compró Martínez para él mismo instalarlos, tras lo cual el Inestur le refacturó la cantidad abonada (5.846 euros).

Cabe recordar que las investigaciones llevadas a cabo hasta el momento dentro de esta causa, en el marco de la cual han sido detenidas una veintena de personas, apuntan a que pudieron cometerse los presuntos delitos de malversación de caudales públicos, prevaricación administrativa, fraude a la administración y cohecho. La operación fue abierta el pasado 3 de febrero por orden del Juzgado de Instrucción número 10, encargado del caso tras la querella interpuesta por la Fiscalía Anticorrupción.

1 Comentario

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.