El Senado apoya la candidatura de la Serra de Tramuntana

El Pleno del Senado ha apoyado hoy por unanimidad la candidatura de la Serra de Tramuntana de Mallorca como Patrimonio Mundial de la UNESCO, en la categoría de Paisaje Cultural, que tiene como finalidad “impulsar el desarrollo sostenible de este espacio natural inigualable”.

La petición de apoyo ha partido del senador socialista, Xavier Ramis, y respaldada por unanimidad por el resto de grupos políticos, cuyos senadores han coincidido en destacar en sus intervenciones los valores naturales, culturales y paisajísticos de la principal cadena montañosa de las Islas Baleares, situada en la isla de Mallorca.

Ramis ha explicado que la Tramuntana es un “ejemplo excepcional” de paisaje agrícola mediterráneo “por su peculiar combinación de sus sistemas hidráulicos aplicados al regadío de origen islámico, con los sistemas de cultivo del olivo y la vid de origen cristiano, muy condicionados por los escasos recursos que ofrece el medio en la comarca debido a su clima, a su orografía y al hecho insular”.

Para el senador socialista, el paisaje de esta sierra mallorquina es “fiel reflejo” del aislamiento que padeció la isla de Mallorca a lo largo de los siglos, por su lejanía de las tierras continentales y por constituir un territorio de frontera, a medio camino entre África y Europa, sometido a las invasiones procedentes tanto del norte como del sur que supusieron un intercambio cultural de primer orden”.

Estos han sido los valores, ha subrayado, que llevaron al Consell de Mallorca a impulsar la candidatura de la Serra de Tramuntana como Patrimonio Mundial de la UNESCO en la categoría de Paisaje Cultural, y los que han motivado el respaldo del Pleno del Senado.

El senador socialista ha agradecido a los grupos el “consenso” alcanzado en este respaldo y ha dicho que un punto a favor de la candidatura cuando los próximos días acudan los técnicos de la UNESCO a visitarla.

Además, el parlamentario ha asegurado que la candidatura tendría efectos positivos sobre el empleo, ya que favorecería el mantenimiento de los puestos de trabajo ya existentes e, incluso, la creación de otros nuevos, consolidaría la población residente y revalorizaría sus propiedades.

Ramis se ha mostrado consciente de las dificultades que existen para conseguir este reconocimiento teniendo en cuenta que, en territorio español, cuarenta y un bienes han sido ya declarados Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Por ello, ha considerado “fundamental” para alcanzar la meta la implicación ciudadana y de las instituciones en el proyecto.

El Consell de Mallorca empezó a trabajar en la candidatura en 2008, presentó la propuesta en febrero de 2009 y en julio de ese año el Consejo Nacional de Patrimonio eligió la Serra de Tramuntana como la única candidata española a Patrimonio Mundial.

Será previsiblemente en el primer semestre de 2011 cuando se conocerá si la sierra mallorquina obtiene finalmente la declaración por parte de la UNESCO.

La candidatura se basa en la excelente conservación de los vestigios y las huellas del paso de las distintas civilizaciones por el territorio de la sierra.

La propuesta afecta a una zona núcleo de la sierra que se extiende 30.745 hectáreas y abarca localidades emblemáticas como Banyalbufar o Deià, y otro área llamada “de amortiguación”, con 52.760 hectáreas terrestres y 25.857 marítimas.

La candidatura destaca los valores paisajísticos de la Sierra, la riqueza de su vegetación mediterránea y fauna autóctona, los pueblos, las “possessions” (fincas rústicas), centros religiosos, la herencia marítima, costumbres y formas de vida tradicionales y sus valores etnográficos y artísticos. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.