Las amenazas cibernéticas evolucionarán y aumentarán en 2011

Las infraestructuras y las redes sociales son un blanco cada vez más tentador para los piratas cibernéticos, según un informe sobre la seguridad en la red para el año 2011 que señala estos dos ámbitos como aquellos donde más crecerán los ataques.

El informe fue divulgado hoy por el Centro de Seguridad Informática de Georgia (GTISC) en una conferencia sobre la naturaleza cambiante de las amenazas para la seguridad cibernética que se celebra en Atlanta, y en la que participan más de 400 especialistas de la industria y centros de investigación.

“La seguridad cibernética tradicional ha actuado, en gran medida, como reacción a los ataques”, dijo en la presentación Mustaque Ahamad, director del GTISC, quien añadió que el objetivo ahora es actuar de forma preventiva para detectar nuevas amenazas y contenerlas.

El informe señala que hay tres áreas claves donde las amenazas cibernéticas evolucionarán y aumentarán en el próximo año.

Una de ellas es la de las infraestructuras, tales como las redes de distribución de electricidad y otros servicios públicos, que están cada vez más conectados a través de internet.

Los ataques cibernéticos constituyen, por ejemplo, una amenaza creciente para los sistemas de sanidad en la medida en que más y más consultas médicas y hospitales se conectan a la red.

En todas estas instituciones las normas sobre privacidad acaban afectando la seguridad de los sistemas informáticos que no se pueden actualizar con la debida rapidez.

La multiplicación de dispositivos móviles y conectados a la red es otro de los factores que hace que vaya a ser más fácil para los criminales cibernéticos robar datos y dañar el funcionamiento de gran variedad de sistemas.

Representan también un riego creciente las llamadas red zombis (“botnets”), serie de computadoras conectadas que operan automáticamente multiplicando el efecto de un ataque y a la vez dificultando la localización del agresor.

El informe advierte de que los criminales cibernéticos hacen un uso cada vez más eficiente de los llamados programas maliciosos (virus, gusanos, troyanos…) y redes zombi y que han reiterado algunos ataques que antes fallaron.

Finalmente, los artefactos móviles y las redes sociales han crecido en popularidad y constantemente salen al mercado nuevas aplicaciones, de modo que estos aparatos son más atractivos como blancos de ataques, advierte el estudio.

“Los criminales cibernéticos usan cuentas de Twitter y Facebook para lograr que los usuarios entreguen información personal y delicada”, señala el informe como último de los peligros crecientes. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.