El Barça demandará a Laporta

El Barça demandará al Barça y será un juez quien decida la responsabilidad de Joan Laporta y su junta directiva por su gestión en la última temporada, después de que la Asamblea de compromisarios, por veintinueve votos de diferencia, así se lo haya ordenado a la nueva junta directiva de Sandro Rosell.

En la asamblea de compromisarios más multitudinaria de la historia del club, los representantes de los socios aprobaron la nueva formulación de las cuentas de la temporada pasada, así como la aprobación de un presupuesto de 420,2 millones y una previsión de pérdidas de 21 millones.

El momento culminante de la Asamblea se produjo cuando los socios tuvieron que decidir si se llevaba a la justicia la mala gestión de Laporta. Por sólo veintinueve votos (468 a favor, 439 en contra; además de 113 en blanco), el antiguo equipo directivo tendrá que ser examinado judicialmente, después de que se imputen unas pérdidas acumuladas de 48 millones de euros.

La posibilidad de presentar una acción social de responsabilidad está recogida en las Disposiciones Transitorias quinta y Adicional séptima de la Ley del Deporte (Ley 10/1990), así como en la Disposición Adicional tercera del Real Decreto 1.251/1999 que regula el Régimen Jurídico de las Sociedades Anónimas Deportivas.

En el momento previo a la votación, Sandro Rosell tomó la palabra y ofreció argumentos a favor y en contra. También informó de una póliza de seguro que había contratado la anterior junta directiva (con una cobertura de hasta 25 millones de euros) y en la que se cubrían eventuales incumplimientos.

“Cubre incumplimientos del deber, de las obligaciones legales, de derecho fiduciario, de contrato, de facultades, negligencia, error, declaración incorrecta o engañosa o cualquier acción u omisión lícita”, ha comentado Rosell. Seguramente ese anunció decantó la balanza del voto.

“Ante la decisión social más importante de la historia del club”, Rosell recordó una conversación entre Evarist Murtra, ex directivo barcelonista, y Pep Guardiola, antes de que el entrenador fichara por el Barça.

“Le dijo que pensara en tomar la mejor decisión para el Barça. Yo también os lo pido hoy”, ha dicho el presidente del Barça, quien admitió encontrarse en “un momento nada agradable”.

Dio argumentos a favor (cuatro) y en contra (cinco): “Se han producido pérdidas de 48,7 millones de euros, hablamos de que se han desprendido de parte de patrimonio para cuadrar el balance, se ha vivido en la cultura permanente del despilfarro (restaurantes, visas, detectives privados…) y se ha invertido pésimamente en propiedades”, dijo para votar sí.

Por contra, Rosell ha dicho que votaría, hipotéticamente, en contra porque significaría continuar con las divisiones en el club barcelonista.

“No es justo meter a todos los miembros de la junta anterior (Ferrer, Castro, Colomer y Boix) en el mismo saco; no es justo que el presidente con más éxitos deportivos de la historia se tenga que poner contra la ley y demandado por el Barça”, ha dicho.

“No es justo porque la citada directiva ha tomado las tres mejores decisiones de la historia del club: erradicar a los violentos, el contrato con UNICEF y fichar a Guardiola; y porque el Barça, a pesar de perder mucho dinero, ha conseguido el crecimiento y el volumen de ingresos más grande de su historia”, ha comentado.

En total, votaron 1.043 compromisarios. La mitad de la junta votó a favor, ningún directivo en contra y la otra parte lo hizo en blanco, como el presidente Rosell.

Seguramente en la decisión de los compromisarios pesó la información de la ‘Due Diligence’ que conocieron hoy. Se ofrecieron detalles de supuestos despilfarros por parte de la anterior junta directiva como el pago de entradas para acudir a la final de la ‘Champions’ en Roma (631.000 euros), a la ‘Final Four’ de París (177.000) o por asistir a un concierto de U2 en el Camp Nou (90.000).

Pero también se ofreció información sobre el gasto en seguridad especial y detectives privados (existen contratos por dos millones de euros, desde la temporada 2005-06 a la 2008-09) y también parte de los extractos de la tarjeta visa de un escolta del presidente Laporta.

Un cargo total de 318.000 euros (53.000 euros procedentes de la referida tarjeta de crédito en restaurantes, hoteles, cigarros, perfumes, locales nocturnos y otros conceptos realizados en periodo vacacional), así como otro gasto de un vicepresidente (26.000 euros), que presentó cargos en diferentes hoteles en Dubai (5.167 euros), Qatar (1.514) y Londres (4.397).

Los 362.000 euros invertidos en el alquiler de aviones privados, 262.000 euros en restaurantes, los 576.000 euros en el ‘catering’ de los días de partido en el Camp Nou y los cinco millones en viajes no deportivos fueron otros detalles que acabaron por condenar a Laporta.

En la asamblea se produjo la ratificación como directivos de Ramón Cierco y Toni Freixa. El vicepresidente del área social, Jordi Cardoner, anunció que la Asamblea fue la más multitudinaria de la historia con la participación de 1.202 compromisarios. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.