Alía saldrá de la carcel para declarar ante el juez

El titular del Juzgado de Instrucción 2 de Palma, Juan Ignacio Lope Sola, ha citado a declarar el próximo jueves al ex gerente del Instituto Balear de Turismo (Ibatur) Juan Carlos Alía, el único imputado en este caso de supuesta corrupción que está en prisión preventiva.

El juez Lope Sola decretó el pasado mes de julio el ingreso en prisión de Alía, que se encontraba en libertad bajo fianza, tras tomar declaración al dueño de la productora audiovisual Espiral y al administrador de la empresa Centro de Comunicación Creativa.

Uno de los publicistas afirmó al juez que Alía le exigió comisiones a cambio de contratos del Ibatur, las cuales cifró en torno a un 10 por ciento.

El abogado de Alía, Juan Ignacio Herrero, recurrió ante el juez esta decisión apelando la inexistencia de riesgo de fuga y Lope Sola rechazó sus argumentos, tras lo cual la Audiencia de Palma celebró una vista de apelación en la que también rechazó la excarcelación del ex gerente del Ibatur.

La defensa de Alía presentó entonces varios documentos con los que intentó probar que el ex director del Ibatur no cobró comisiones a cambio de adjudicar contratos, pero la Fiscalía defendió la necesidad de que permaneciera en la cárcel alegando riesgo de fuga y la posibilidad de que el imputado pudiera interferir en las investigaciones del caso.

Según han informado a Efe fuentes jurídicas, Alía será ahora trasladado el jueves desde prisión para declarar ante el juez, una citación que está prevista para las 10.00 horas.

El hermano de Alabern dice que Trui solo le regaló unos focos para su boda

Un hermano de Raimundo Alabern, ex gerente del Instituto Balear de Turismo (Ibatur), ha afirmado hoy al juez que la empresa Trui, investigada por supuestos pagos de comisiones al instituto público, le regaló el préstamo de unos focos en su boda, lo que ha considerado como “un simple detalle”.

El propio dueño de la empresa de eventos Trui, Miquel Jaume, reconoció en el juzgado que regaló al hermano del ex gerente el sonido de la boda, aunque lo justificó en que el contrayente fue al colegio con su hijo, aspecto que el propio hermano de Alabern negó en la policía al afirmar que no conoce a Jaume.

La policía sospecha que Jaume tuvo un trato de favor hacia el ex gerente del Ibatur montando la instalación luminosa y sonora para amenizar esta boda, un montaje que, según la documentación intervenida por los investigadores, tuvo un coste de 2.600 euros del que, según la policía, el novio abonó 1.100 euros.

El hermano de Alabern ha declarado hoy, en calidad de testigo, que pagó unos 2.000 euros a Trui por el montaje de la boda, de los cuales 1.100 los abonó mediante una transferencia bancaria y el resto en metálico.

Ha sostenido que la iluminación del evento la montó un electricista contratado por él y ha aportado su factura para demostrarlo.

El testigo ha considerado que el regalo de los focos por parte de Trui fue un “detalle” y que tomó como “un simple descuento”, al tempo que ha añadido que no sabía que Ibatur trabajaba con Trui.

También ha testificado hoy ante el juez una mujer china que trabajó como intérprete en la empresa Gourmet, propiedad del ex concejal del PP en Lloseta y sobrino político del ex presidente Jaume Matas, Felipe Ferré; el ex conseller de Industria del PP Josep Juan Cardona; la ex gerente del consorcio CDEIB Antònia Ordinas, y el ex director general Kurt Viaene.

Ferré, que colabora con la Fiscalía Anticorrupción en esta causa, confesó la semana pasada ante el juez que en las tres empresas de las que era dueño junto a los cargos citados se hinchaban facturas para cobrar comisiones del Ibatur.

Puso como ejemplo una factura de 5.568 euros por traducir tres nombres al chino, que admitió era un concepto inflado, ya que el servicio se lo encargó a una mujer que trabajaba para él a la que pagó 200 euros.

Esta mujer podría ser la testigo que ha declarado hoy, quien ha dicho que cobraba una nómina fija de 2.300 euros mensuales de la empresa de Ferré y ha agregado que no sabe nada de lo que luego facturara la empresa a Ibatur por su trabajo.

Esta mañana ha declarado asimismo como testigo la hija del dueño de la productora Centro de Comunicación Creativa, imputado en este caso.

Esta empresa trabajó como proveedora para el Ibatur durante el pasado mandato y la Fiscalía Anticorrupción investiga supuestas irregularidades en sus contrataciones.

La testigo ha dicho que trabaja en producción y ha afirmado que los contratos con Ibatur los llevaba su padre, por lo que ha sostenido no saber nada de ellos. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.