Remitirán a la Sindicatura de Cuentas los contratos de jardinería entre ellos el de la pareja de Armengol

El Ayuntamiento de Palma remitirá a la Sindicatura de Cuentas el expediente de adjudicación del servicio de jardinería de la Empresa Funeraria Municipal en 2008 a la empresa propiedad de la pareja de la presidenta del Consell de Mallorca, Francina Armengol, y también el anterior contrato a otra compañía.

El concejal de Hacienda, Andreu Alcover, ha anunciado hoy que el equipo de gobierno está de acuerdo con remitir a la Sindicatura de Cuentas dicho contrato de adjudicación de 2008 para que sea estudiado, como reclama el grupo popular, y ha añadido que también remitirá el contrato anterior, adjudicado por el gobierno del PP en la pasada legislatura, por un coste entre un 20 y un 25% superior.

El portavoz del grupo popular, Julio Martínez, ha dicho tener “dudas” de cómo se adjudicó dicho contrato de 2008 “a la pareja de la presidenta socialista Armengol” y ha asegurado, en declaraciones en los pasillos del pleno municipal, que desde que preguntó hace dos años por la adjudicación no le han ofrecido una respuesta.

“No nos han podido explicar ni con un informe de intervención ni con uno del departamento de contratación cómo consiguió ganar el concurso”, ha asegurado Martínez para justificar su petición de que el expediente sea revisado por la Sindicatura de Cuentas.

Martínez ha calificado de “intolerable” que el equipo de gobierno “no haya querido aclarar cómo se hizo esta adjudicación”.

Alcover ha respondido que él ha revisado el expediente de adjudicación a la empresa Jardins de Tramuntana y no ha detectado nada irregular y ha señalado que no se opone a remitirlo a la Sindicatura de Cuentas, donde también remitirá el contrato anterior, aprobado por el gobierno del PP, del que ha dicho que fue adjudicado “sin salir a concurso y con un coste de entre el 20 y el 25% superior, con menos prestaciones”.

El concejal de Hacienda ha recordado que el contrato de jardinería y arbolado para los cementerio municipales de Palma, Establiments y Sant Jordi, que cuestiona el PP, fue adjudicado en virtud de la legislación anterior, en la que los únicos requisitos eran publicidad y concurrencia y ha asegurado que ambos se cumplieron.

En opinión de Alcover, si hay alguna irregularidad en la adjudicación del contrato se habría producido en la mesa de valoración, por parte de algún técnico, pero no en el procedimiento. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.