Piden que el alcalde de Deià dimita por no derribar las casas de Llucalcari

La formación Agrupació Deià ha pedido hoy la dimisión del alcalde de la localidad, Jaume Crespí, “si aún le queda vergüenza”, por no haber cumplido la sentencia judicial de 2002 que obliga a derribar las viviendas ilegales existentes en Llucalcari y por la que además fue multado en abril de 2009.

Agrupació Deià ha reclamado en un comunicado que se cumpla la sentencia y que el derribo lo paguen “quienes obtuvieron las licencia fraudulentas” para construir.

La formación política ha celebrado y calificado de “justo” que el alcalde pueda ser juzgado en un proceso penal por desacato a un tribunal, después de que fuera condenado en abril de 2009 por el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) a pagar una multa semanal de 600 euros a cargo de su patrimonio personal.

La multa fue dictada como sanción por incumplir otra resolución del Tribunal Supremo, dictada en 2002, que ordenaba la demolición de los cuatro edificaciones en Can Simó, una zona natural protegida por diversa normativa medioambiental, y reclamaba “la restitución de los terrenos al estado natural del paisaje antes de deducir los desmontes y edificación”.

La Agrupació Deià ha recordado que además de pagar las demoliciones, es necesario hacer frente a las indemnizaciones y se ha comprometido a que, si llega al gobierno municipal, solucionará “este desbarajuste que iniciaron los alcaldes Pep Salas (UM) y Xisco Salas (UM-PP)”.

La formación de Deià ha acusado a Crespí de no afrontar “un tema crucial para la política ‘deianenca'” y de haberse dedicado “a trabajar de secretario general del PP de Mallorca, mientras cobraba el suelo de alcalde”. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.