El Ajuntament da permiso al Govern para construir Son Bordoy

El pleno de Cort ha aprobado esta tarde por mayoría simple, con el voto favorable de PSIB-PSOE, Bloc y UM, y el no del PP, el informe preceptivo del Ayuntamiento de Palma que necesita el Govern para continuar con el proyecto de construcción de 750 viviendas en Son Bordoy, en el popular barrio de El Molinar.

Como no ha sido aprobado por mayoría absoluta porque el concejal socialista Francisco Donate estaba ausente por enfermedad, el informe no tendrá carácter vinculante para la Conselleria de Vivienda y Obras Públicas.

El debate entre gobierno y oposición, como en otras ocasiones, ha sido intenso. El PP ha exigido sin éxito que el informe quedara sobre la mesa para estudiarlo con calma, pactarlo entre todos los partidos y aprobarlo en uno o dos meses antes de que fuera remitido al Govern.

El portavoz de los populares en Cort, Julio Martínez ha calificado este proyecto de “pelotazo urbanístico” porque se ha pasado de la construcción inicial de 225 viviendas a 750; 500 de protección oficial (VPO) y tasadas y 250 libres.

Martínez ha denunciado los “intereses particulares” en este proyecto de personas afines al PSIB-PSOE. Si lo hubiera impulsado el PP, se ha mostrado convencido, los cargos públicos socialistas y del Bloc, y grupos ecologistas y vecinales, les acusarían de “pelotaso” y se manifestarían en la calle y en el pleno municipal con pancartas con lemas como “Estima Mallorca, no la destruyas” o similares.

Esta “macrourbanización” no responde a los intereses de Palma, ha aseverado Martínez, quien ha querido dejar claro que su formación es partidaria de construir VPO en Son Bordoy, pero no “cuatro veces más” de lo que acordaron todos los partidos en la pasada legislatura.

La regidora de Urbanismo, Yolanda Garví, ha lamentado el “discurso de parálisis” del PP y su intención de frenar un proyecto necesario para la ciudad, que precisa de 2.538 VPO entre los años 2011 y 2015 porque sus habitantes necesitan casas a precios asequibles.

El informe consistorial se ha tramitado desde la transparencia y legalidad, al igual que todo el proceso que está impulsando el Govern autonómico para construir estas viviendas, ha defendido Garví.

También ha querido destacar que la Conselleria de Vivienda y Obras Públicas ha atendido la petición del Ayuntamiento de disminuir el número de viviendas en casi cien -el proyecto inicial era de 846- y de rebajar las alturas de seis o siete a tres o cuatro.

Mientras tanto, el portavoz del Bloc per Palma y miembro del equipo municipal, Eberhard Grosske, ha señalado que en la actualidad los precios de viviendas y alquileres están “desorbitados”, por lo que este proyecto es una “necesidad social”.

Además, el Ejecutivo autonómico respetará las principales peticiones vecinales, como son proteger una gran zona de suelo rústico existente junto a las futuras viviendas, la apertura de pequeños comercios y que los accesos a El Molinar se harán de manera simultánea a los nuevos edificios.

Durante el pleno, varias decenas de vecinos se han manifestado en favor del proyecto tal y como está redactado, y han aplaudido las intervenciones de Garví y Grosske. En algunos de los lemas de las pancartas que exhibían se podía leer: “Basta de promesas, Sí a Son Bordoy ya” o “Queremos trabajo, Sí a Son Bordoy”.

La presidenta de la Federación Palmesana de Asociaciones y Entidades Ciudadanas (Fepae), Sol Sarabia, se ha opuesto entre otras razones por considerar que no es sostenible y ante la falta de participación ciudadana.

Desde la asociación más antigua de El Molinar, “Vogar i Ciar”, un portavoz sí se ha mostrado partidario, pero ha pedido que “dejen” a vecinos y ciudadanos hacer propuestas y que sean escuchados en una iniciativa que debe ser “de todos y para todos”. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.