Aprobada la fusión de Telecinco y Cuatro

La Comisión Nacional de la Competencia ha aprobado la fusión de Telecinco y de Cuatro, pero ha establecido una serie de condiciones que deberán cumplir las cadenas que se van a concentrar.

Esas condiciones están relacionadas sobre todo con la adquisición de contenidos audiovisuales, a la que se pone límites, y con el mercado de la publicidad.

Según ha informado hoy este órgano, los compromisos a los que se ha comprometido Telecinco solucionan algunos de los problemas de competencia que se habían detectado, que habían sido advertidos además por otras cadenas de televisión.

La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) ha incidido hoy en que este pronunciamiento se refiere a la concentración de esas dos cadenas, y que el expediente relativo a la entrada de Telecinco y de Telefónica en el capital de Digital + sigue su tramitación.

Algunas condiciones fijadas por la CNC están relacionadas con el mercado de la publicidad, y Telecinco no podrá por ejemplo vender en un mismo paquete comercial la publicidad de los dos canales de televisión en abierto de mayor audiencia que gestiona.

Además, la audiencia conjunta de los canales de televisión que incluya en cada paquete comercial no deberá ser superior al 2 por ciento, según la información facilitada por el organismo que vela por garantizar la libre competencia.

El pasado mes de junio, la Comisión Nacional de la Competencia había observado que la toma de control de Cuatro por Telecinco, en los términos en los que esa “adquisición” se había planteado, podría generar problemas en el mercado de la competencia y en la adquisición de contenidos audiovisuales.

Según la CNC, la concentración de los dos canales podría reforzar el poder negociador de la entidad resultante de cara a la compra de contenidos audiovisuales, lo que afectaría tanto a los competidores de Telecinco en el mercado de televisión en abierto como a los proveedores de contenidos más pequeños.

Esos problemas se agravarían, según advirtió inicialmente la CNC, si Telecinco adquiere la condición de accionista de Digital +, ya que podría utilizar su presencia simultánea en los mercados de televisión de pago y en abierto para acaparar contenidos audiovisuales.

La cadena de Mediaset, para salvar estos problemas de competencia, presentó una serie de “compromisos” que limitan su autonomía comercial a la hora de gestionar publicidad televisiva y de adquirir contenidos audiovisuales.

Las condiciones que se han fijado favorecen, según Competencia, la posibilidad real de que los anunciantes puedan seguir anunciándose de forma separada en los principales canales de televisión de la entidad que resulte de la adquisición.

Para evitar que los vínculos estructurales de Telecinco con Prisa y Telefónica en Digital + afecten al mercado de la publicidad televisiva, Telecinco se tiene además que comprometer -mientras coincida en el accionariado de Digital + con Prisa y con Telefónica- a no comercializar conjuntamente publicidad con soportes publicitarios gestionados por las demás partes y a aplicar a sus socios condiciones de mercado si le contratan publicidad.

Telecinco, según la CNC, debe comprometerse a no ampliar su oferta de canales de televisión en abierto mediante el arrendamiento de canales de TDT a otros operadores, y a no bloquear las mejoras de calidad de los canales de televisión que quieran lanzar sus competidores, Net y La Sexta, con los que la nueva entidad va a compartir múltiples de TDT hasta 2015.

Respecto a la compra de contenidos audiovisuales, Telecinco debe asumir límites a su capacidad de compra de los contenidos más atractivos, como cine o series de estreno de grandes estudios o grandes acontecimientos deportivos. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.