Ha fallecido la gran actriz Catalina Valls

La actriz y dramaturga Catalina Valls (Palma, 1920) ha muerto hoy en Palma, según ha informado el Consell de Mallorca, que ha expresado su pésame por el fallecimiento.

Catalina Valls Aguiló de Son Servera nació en Palma en 1920. Estudió Magisterio, una carrera que terminó en 1940.

Se formó en el teatro en Barcelona y tras vivir en Madrid, a mediados de los años cuarenta volvió a Mallorca, donde empezó a hacer teatro.

Catalina Valls estuvo siempre muy vinculada al Teatro Principal de Palma, donde participó en numerosos montajes, según su biografía difundida por el Consell de Mallorca.

En 1947, precisamente en el Teatro Principal, representó “La corona comtal”, de Aina Villalonga, con la Agrupación de Teatro Regional y bajo dirección de Catina Valls.

Más tarde actuó con la compañía Artis con la que participó en los montajes de “El rei Pepet”, de Pere Capellà (1954); “s’Estopa ran des foc” (1955) y “Can Miraprim” (1956) de Martí Mayol.

Tras una larga temporada sin actuar, en los años setenta volvió a los escenarios con papeles destacados en obras como “Estrenam llibertat” (1978), de Joan Santamaria; “Aina Sacoma” (1979), escrita y dirigida por Guillem Cabrer, y, en especial, “Mort de dama” (1981), de Llorenç Villalonga, dirigida por Pere Noguera, una obra en la que se consagra en el papel de doña Obdulia.

En los años 80 y 90 participó en numerosas producciones teatrales trabajando los más diversos registros y actuó con la compañía Zanoguera-Alfaro en la obra “És na Xima, Xema?”, de Mauricio Gallardo.

También representó varias obras de Villalonga como “Desbarats” (1992) o un nuevo montaje de “Mort de dama” (1998), también dirigidos por Pedro Noguera.

Además, destacaron sus papeles en obras “Es cançons de mestre Lluc”, de Bartomeu Ferrà; “La nodriza”, de Salvador Galmés; “Els muts”, de Antoni Mus o “Don Ventura veraneo”, de Luis Segura.

También hizo teatro en castellano en obras como “La enemiga”, de Darío Niccodemi, o “La muralla”, de Joaquín Calvo Sotelo.

Catalina Valls cultivó la poesía, que publicó en varias revistas, la narrativa con obras como “Mármol en llamas”, “La otra comedia” y “Aquella placeta dels ginjols”, de la que también escribió una versión teatral.

De su producción teatral destaca “Amor que renace”, que escribió con sólo 13 años; “La forastera de Can Parera” (1947), “Duda” (1950), “Cárcel de silencio” (1953) y “Deseo” (1954).

Los últimos años de su vida, Catalina Valls recibió varios premios y homenajes, y, desde su reapertura en 2007, era una persona habitual en todos los estrenos del Teatro Principal, según el Consell. EFE

Deja un comentario / Mallorca Confidencial no se hace responsable de los comentarios vertidos en su web.